Televisión · 10 de Feb 2020

Cuida la capa de ozono con estas acciones

¿Sabes qué está dañando la capa de ozono? En esta nota te explicamos qué es y porqué no debemos utilizarlo más.

Capa de ozono

Canal IPe

Seguro has escuchado comentarios como “estamos destruyendo la capa de ozono” o “la radiación ultravioleta es más intensa gracias a lo que sucede con la capa de ozono” Estas afirmaciones son ciertas. La capa protectora de nuestro planeta, la famosa capa de ozono, se ha deteriorado con el tiempo. Aunque... en realidad, la hemos deteriorado nosotros. Es por eso que se están tomando acciones para para recuperarla, que deben ir desde las más grandes, como medidas políticas, hasta acciones que estén a nuestro alcance.

¿Qué es la capa de ozono?

Es una especie de capa que protege nuestro planeta de la radiación ultravioleta. Se encuentra en la estratósfera, a unos sesenta kilómetros sobre el nivel del mar y se compone del gas ozono. 

 

 

Lamentablemente, esta capa se ha ido deteriorando con el pasar de los años. Es por eso que décadas atrás las Naciones Unidas hizo un llamado de atención a todos los países para tomar acciones en favor de su recuperación. Así, en 1987 la Asamblea General de las Naciones Unidas firmó el Protocolo de Montreal. Este acuerdo internacional consistía en que los países involucrados disminuyan y dejen finalmente de usar sustancias que dañan la capa de ozono

Recuperación de nuestra capa protectora

Gracias a las medidas tomadas por los países y también por parte de la sociedad civil, que fue tomando conciencia del daño causado, pudo surgir una luz de esperanza. El agujero de la capa de ozono ha ido reduciendo de tamaño con el pasar del tiempo. Se ha recuperado entre el 1% y el 3% de la capa de ozono.

Lamentablemente no podemos cantar victoria tan rápido. Su deterioro también depende del cambio climático. Si la estratósfera se enfría, puede contribuir a la pérdida de la capa de ozono.

¿Qué acciones podemos tomar?

Décadas atrás, motivo por el cual se firmó el Protocolo de Montreal, se utilizaban compuestos extremadamente dañinos para la capa de ozono. Estas sustancias son los clorofluorocarbonos (CFC), gases originados por sustancias que contienen carbono, flúor y cloro. Eran utilizados antiguamente para fabricar artefactos de refrigeración, espumas, aislantes, aerosoles, artículos de limpieza, entre otros. Con los nuevos acuerdos, la emisión de este gas tóxico disminuyó, sin embargo aún quedan fábricas que utilizan estos compuestos. Cabe señalar, que los CFC son muchísimo más dañinos que el conocido CO2, ya que permanecen más tiempo en la atmósfera.

 

Para contribuir desde nuestras propias casas y desde nuestro propio estilo de vida, podemos realizar unos pequeños cambios.

No más CFC

En los últimos años se detectó que la disminución de los gases CFC se había estancado ¿La razón? Existen lugares en los que todavía se utilizan estos compuestos. Debido a que las regulaciones de su prohibición no llega a cada rincón del mundo, es difícil controlarlo. Sin embargo, hay “patrulleros del aire” que se mantienen siempre alerta para detectarlo. Por ello es que se identificó que la mayor proporción de estos gases proviene de China y está en investigación los demás lugares que siguen emanando estos compuestos.

 

Es por ello que podemos optar por productos que no contengan CFC. Debemos identificar si los aerosoles están libres de estos compuestos. También, evitar el consumo de alimentos cuyos empaques están hechos a base de poliestireno. Así mismo, darle un correcto mantenimiento al aire acondicionado y al refrigerador, ya que podrían liberar gases tóxicos al medio ambiente. Hay que asegurarnos que los productos nuevos que compremos cuenten con las regulaciones necesarias.

 

 

Camina un poco más

Qué confortable es viajar en carro propio o en taxi, sin embargo, esta acción no contribuye a cuidar la capa de ozono. Podemos elegir opciones como ir en transporte público, usar bicicletas, caminar, entre otras opciones ecoamigables.

 

 

Cuida tu recibo de luz

Puedes reemplazar lo focos de luz convencionales por unos de bajo consumo de energía, como los focos LED, por ejemplo. Así no solo reducirás el consumo de energía, sino que evitarás el calor que generan los focos convencionales. También no olvides desenchufar los aparatos electrónicos. Así no estén encendidos, basta con estar enchufados para que consuman un poco de energía. 

 

 

Éstas son algunas de las opciones que deberías considerar para poder ayudar a la capa de ozono. Mira al planeta como tu casa ¿no querrás ver que se destruye verdad? Tampoco olvides promover su cuidado, todavía existen personas que no la cuidan en lo absoluto ¡Es hora de hacerlos entrar en razón!

Imagen de jperez

¿Y si dejamos de escuchar al resto un ratito?

Compartir en: