Otros · 19 de Jun 2018

Los “techos de cristal”: obstáculos que las mujeres encuentran en el trabajo

Es probable que hayas vivido o reconocido estas barreras en tu trabajo.

Los “techos de cristal”: obstáculos que las mujeres encuentran en el trabajo

Freepik / Canal IPe

En 1978, una consultora experta en Recursos Humanos utilizó por primera vez el término “techo de cristal” durante una conferencia sobre las aspiraciones de las mujeres. En ese entonces, Marilyn Loden argumentó la existencia de esos obstáculos basándose en su propia experiencia laboral, en donde le exigían a prestar mayor importancia a su apariencia personal que su desempeño profesional.

 

Cuarenta años después de esa presentación, los techos de cristal han adquirido una definición estable y empatía por parte de más mujeres, que cada vez logran identificar acciones relacionadas a esta expresión.

 

Hoy, los “techos de cristal” son definidos como el conjunto de barreras invisibles que impiden a las mujeres ascender en las escalas corporativas de sus trabajos, independientemente de sus calificaciones o logros.

¿Cómo se expresan esas barreras?

Algunas expertas han sido capaces de reconocer estos obstáculos, que son considerados “invisibles” porque no se trata de una limitación obvia. De hecho, reconocerlas puede ser complicado debido a que se apoyan en una cultura que ha normalizado la inequidad de oportunidades.

 

Las barreras más comunes son las que están relacionadas con el liderazgo femenino y la creencia de que una mujer no puede ser una jefa tan buena como lo podría ser un hombre. Esto se debe a una serie de factores socioculturales que han establecido que el éxito y la masculinidad están relacionados.

 

Por otro lado, se tiende a creer que una mujer puede perder interés o dedicación al convertirse en madre. Esta puede ser una de las mayores trabas, debido a que a veces se convierte en una condición de trabajo y por lo tanto, en un motivo de discriminación.

 

Finalmente, podemos considerar que una cultura masculina dentro de una empresa también es un obstáculo. ¿Se imaginan encajando en una situación en la que las bromas y comentarios son machistas?

¿Cómo evitar promover los techos de cristal?

Lo que podemos hacer es reconocer nuestro entorno laboral y cuestionarnos si existen oportunidades equitativas para hombres y mujeres. Además, podemos considerar el número de mujeres que trabajan y cuántas de ellas toman decisiones. Así como si son respetadas como profesionales o si sus opiniones son consideradas.

 

Todos podemos hacer que nuestra sociedad sea más equitativa y justa. Puedes escuchar más del tema en nuestro podcast Qué Onda en este enlace.

Imagen de ccontreras

Sin bolsa, por favor.

Compartir en: