Otros · 22 de Ene 2019

¿Cómo es ser un ciclista urbano en Lima?

Conversamos con tres personas que pasan gran parte de su día sobre ruedas para que nos cuenten su experiencia.

Freepik / Canal IPe

 

Manejar bicicleta en Lima puede significar un verdadero reto para algunos. Además de la gran cantidad de carros, buses y motos que llenan las avenidas, nuestra capital tiene aproximadamente 55 ciclovías habilitadas en 14 distritos y no todas están interconectadas.

 

En canal IPe hablamos con tres personas que han hecho de la bicicleta su medio de transporte por excelencia. ¿El objetivo? Conocer cómo es ser ciclista en una ciudad tan transitada como Lima.

“Comenzar a moverme en bici me hizo una persona más feliz”

 

Yo vivo a más de dos horas de mi trabajo en micro. Un día me di cuenta que no quería tener que levantarme súper temprano y salir estresada. Además de que ir todos los días en taxi escapaba de mi presupuesto de lejos. Así que decidí comenzar a usar bicicleta y fue la mejor decisión de mi vida.

 

Al comienzo me daba miedo por los buses y la gente de la que todo el mundo me advertía, pero la verdad es que si eres prudente, te mantienes a la derecha, atenta y con buena onda, puede ser una experiencia increíble.

 

Gracias a la bicicleta he ahorrado mucha plata y años de juventud por no renegar en el micro. De tener un trayecto estresante, pasé a demorarme menos de hora y media, manejar cantando, paseando, saludando gente y hablando conmigo misma, reflexionando.

 

Si hay algo positivo que podemos sacar de nuestra Lima caótica es que cada vez más personas evaluarán formas alternativas de moverse, si eligen la bici, les aseguro que serán más felices.

 

Samantha, 20 años

 

“El que tiene el auto no es el rey. La calle es tan mía como suya”

 

Estar en bicicleta en hora punta es una bendición. Te ahorras el tráfico, el mal humor, el gasto en pasaje y de paso fortaleces tus piernas. Comencé a usarla

porque me preocupaba el cambio climático.

 

Al inicio no había mucha gente interesada en el tema, pero poco a poco están apareciendo más eventos que nos permiten conocernos e intercambiar historias.

 

Me he caído un par de veces por culpa de los terribles huecos y baches que tenemos en la ciudad. A veces cuando hay un solo carril, uno que otro conductor me toca el claxón. Mi respuesta usual es ignorarlo o parar y hacerle entender de buena manera que porque tiene auto no es el rey de la pista. La calle es tan mía como suya.

 

Si tuviera que darle algunos consejos a alguien que recién empieza le diría: no te pegues a la derecha del carril, toma un carril entero como si fueras un carro. Así lograrás que los vehículos no se te adelanten de forma peligrosa. Lleva un candado a todos lados. Yo me amarro el mío con la correa en la parte de atrás del cuerpo y eso balancea bien el peso. Llantas bien infladas, cadena bien aceitada y luces para la noche.

 

Aunque algunos distritos tratan de incluirnos en su plan urbano, la realidad es que la ciudad aún no piensa en los ciclistas ni en los que se mueven a pie. Espero que eso cambie pronto.

 

Nicolás, 24 años

 

“Algunas personas me perciben como inferior por no tener auto”

 

Decidí moverme en bicicleta porque quería hacer ejercicio, ir más rápido, contaminar menos y porque Lima es una ciudad de calles planas.

 

Es verdad que he tenido algunas dificultades para adaptarme. Una vez me pasó algo súper contradictorio. Fui a un evento sobre el cambio climático y no me dejaron entrar porque tenía bicicleta. ¿Increíble no? También me pasa que me perciben como alguien inferior por no tener auto. Creo que en el desprecio hacia el ciclista hay un poco de machismo y clasismo. Muchas personas creen que un hombre de cierta edad debe tener auto porque sino es poco atractivo.

Lo que yo creo que es cada uno tiene el derecho de moverse como quiere por la ciudad. Tener bicicleta debería ser incluso más respetable porque no contamina.

 

También he tenido algunos accidentes no muy graves. En una ocasión un micro me atropelló por el costado. Me tuvieron que poner varios puntos en el brazo. Felizmente el chofer del bus se portó muy bien conmigo. Otras veces me caído por los huecos de la pista.

 

 

Yo trato de ser cuidadoso, no ir por calles muy transitadas, usar las ciclovías, pero de todas maneras existen riesgos para el ciclista, no solo por la falta de infraestructura que tiene la ciudad, sino también por el poco respeto que tienen las personas que manejan autos hacia los ciclistas. Los autos invaden todo el tiempo las pocas ciclovías que tenemos de forma escandalosa. Muchos no están acostumbrados a ver gente manejando bicicleta.

 

A pesar de lo negativo, mi vida ha cambiado mucho desde que soy ciclista. Todo comenzó cuando pude mantener el equilibrio en mi primera bicicleta cuando era chiquito. Solo con montar me mantengo en forma, no necesito ir a ningún gimnasio. Eso pasa porque estoy en constante movimiento, haciendo esfuerzo. No solo mi cuerpo está más sano, sino también mi mente, la siento más despierta. Para manejar grandes distancias en bicicleta tienes que estar atento, con los cinco sentidos bien puestos. Como decía Einstein: “La vida es como una bicicleta, si quieres mantener el equilibrio, tienes que seguir avanzando”.

 

Ramiro, 32 años

 

¿Tú manejas bici en tu ciudad? Cuéntanos en qué medio de transporte te movilizas más.

Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: