Identidad · 26 de Jun 2020

¿Existe el racismo inverso?

Te contamos si este concepto, que suena mucho en redes, es válido o no según expertos.

¿Existe el racismo inverso?

Freepik / Canal IPe

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre el racismo inverso? Este concepto ha tomado relativa importancia luego de que fuera mencionado por algunas personas en Facebook, Instagram y Twitter. Pero, ¿de verdad existe? ¡Aquí te lo decimos!

La verdad sobre el “racismo inverso”

Según la plataforma web del Ministerio de Cultura, Alerta Contra el Racismo, cualquier trato diferenciado que se base en motivos étnicos y raciales es racismo y no tiene justificación.

 

Sin embargo, existen grupos que históricamente han sido y siguen siendo discriminados como los afrodescendientes, los indígenas amazónicos y los indígenas andinos.

 

 “El 60% de peruanos percibe que la problación afroperuana es discriminada por su color de piel, sus rasgos físicos y son asociados con la delincuencia”.

 

¿Qué significa esto? Que decirle a una persona que seguro no sabe bailar porque es blanca no está bien y refuerza un prejuicio racial, pero nunca tendrá el mismo peso que el racismo sistémico que han vivido y siguen viviendo muchos miles de peruanos.

 

¿Existe el racismo inverso?

¿Qué es el racismo sistémico?

Es el trato diferenciado que reciben ciertos grupos por su color de piel y costumbres culturales dentro de diferentes instituciones. Este tipo de racismo se puede ver con claridad si observamos las brechas educativas, de vivienda, empleo y riqueza que existen en el Perú. 

 

Otro ejemplo puede ser los requisitos de contratación de algunas empresas, como cuando se solicitan personas de “tez clara”. ¿Te suena? O cuando a alguien le niegan la entrada a un lugar sin explicación. 

 

“El 57% de peruanos percibe que la población indígena o nativa de la Amazonía es discriminada por su forma de hablar, su vestimenta, su color de piel y sus rasgos físicos”.

 

Esta era una situación que pasaba muy seguido en las discotecas durante los años ochentas y noventas. La razón por la que dejó de ser recurrente es que se aprobó una ordenanza que prohíbe la discriminación y el racismo en varios distritos de Lima. Pero no te confundas, todavía sigue pasando.

 

En conclusión, el racismo inverso no existe. Lamentablemente, el racismo tiene una sola dirección y para que sea considerado como tal debe soportarse de un sistema injusto que le impide al que lo sufre llevar una vida normal.

 

Es nuestra responsabilidad como peruanos y seres humanos trabajar juntos para que estas situaciones, que no son hechos aislados, pasen cada vez menos. Recuerda: el color de piel no debería ser un requisito para tratar mejor o peor a nadie.

Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: