Curiosidades · 24 de Jul 2019

La historia del circo en el Perú

Llega julio y con este el Perú empieza a llenarse de esas carpas llenas de acrobacia, magia y risas: los circos.

Un país circense

Unsplash / IPe

En julio los peruanos y peruanas no solo esperamos los feriados, sino la temporada de circos. Esta tradición nos ha acompañado por más tiempo que nuestra historia republicana.

 

Fue en 1800 que llegó a Perú la compañía italiana “Unión” con un espectáculo que impactó a más de uno. El espectáculo duraba aproximadamente media hora y combinaba actos de malabaristas, magos y trapecistas.

 

A partir de 1900 empezaron a formarse los primeros circos nacionales. A Piura, Ica y Lima llegaron malabaristas, payasos, ilusionistas que realizaban espectáculos de danza, teatro y malabarismo. Fue en 1921, un siglodespués de nuestra independencia que las tradiciones circenses se comenzaron a celebrar en julio.

 

Se recuerda la década de los  60 y 70 como la época de oro del circo en nuestro país. Los artistas arriesgaban su vida de distintas manera: en aros de fuego, caminando sobre cuerdas flojas, lanzándose cuchillos o  desafiando a animales salvajes. Esto continuó en la década de los 80, en donde las modernas infraestructuras y los avances permitieron que los circos pudiera llegar a más partes del país. Incluso La Tarumba, uno de los circos más representativos del Perú, nació en esa época.

 

Una crisis que afectó a todos

A fines de los 80 e inicios de los 90, Perú padecía una de sus peores crisis económicas, además del conflicto interno que llegaba a casi todo el territorio. Esto generó que las ofertas de entretenimiento disminuyera, lo cual afectó también a los circos.

 

Fue en esa época también que llegaron los circos de personajes reconocidos, como el de la inolvidable serie “El Chavo del 8”. Junto con algunos de sus queridos personajes.

 

Sin embargo, la crisis pasó y los circos regresaron, pero con propuestas diferentes. Los personajes de la cultura popular peruana tomaron protagonismo y muchos empezaron a tener sus propios circos. Un circo que no ha perdido vigencia hasta el momento es La Tarumba, que sigue siendo el más representativo del Perú.

 

Otro gran cambio que tuvieron los circos en los últimos años fue la prohibición del uso de animales salvajes en sus espectáculos, esto debido al evidente maltrato que sufrían al estar en cautiverio.

 

Aprovechemos estas fechas en donde muchos circos nacionales e internacionales vienen a nuestra ciudad y visitemos estas carpas llenas de espectáculos y magia.

 

Imagen de aromero

Trabajo para mantener a mis gatos.

Compartir en: