Curiosidades · 12 de Ago 2019

3 historias de adopción de mascotas que no podrás evitar compartir

Tres personas nos cuentan cómo cambiaron la vida de sus mascotas (y de paso también la suya).

 3 historias de adopción de mascotas que no podrás evitar compartir

Freepik / Canal IPe

En el Perú existen millones de perros y gatos abandonados en las calles. Ellos pasan sus días buscando comida, seguridad, compañía, pero sobre todo cariño. 

 

Aquí te contamos la historia de tres personas que cambiaron la vida de una mascota dándole un hogar, pero lo que no sabían, era que en el camino también iba a cambiar la suya.

Canela y Azúcar

Estas dos perritas no son las primeras que ha rescatado Almendra y seguro que tampoco serán las últimas. En su casa ya saben que en cualquier momento podría llegar con un nuevo perro o gato bajo el brazo, así que están preparados. Para su buena suerte, cada uno de los miembros de su familia (que son muchos) están enamorados de los animales y la apoyan en el proceso de encontrarles adoptantes y hacerlos sentir queridos. 

 

“Se podría decir que mi casa es un temporal. Hemos rescatado más de quince mascotas en estos últimos años”, dice. 

 

Pero sin duda los momentos que pasó junto a Canela y Azúcar han sido los más difíciles que ha tenido que atravesar en este camino. “Mi novio encontró a Canela comiendo de la basura en la esquina de nuestra casa. A Azúcar la encontré en una zona que los vecinos agarraron de punto para abandonar animalitos enfermos. Pensamos que la dejaron ahí porque ya iba a parir”, cuenta. 

 3 historias de adopción que no podrás evitar compartir
Azúcar días después de dar a luz. 

A las dos les encontró adoptante en su momento porque tenían otras mascotas de las que debían hacerse cargo, pero Canela se enfermó de distemper y a Azúcar le encontraron un tumor venéreo (TVT), así que tuvieron que costear los gastos de sus tratamientos y en el camino se encariñaron y ahora no las quieren dejar. Lamentablemente, por un tema de espacio y dinero, siguen buscando a alguien que le dé un hogar a Azúcar.

 3 historias de adopción que no podrás evitar compartir
Canela abrazada de Rocco, otro perrito que Almendra rescató.

“Las dos son el más claro ejemplo del abandono y la tenencia irresponsable. El distemper es lo primero que puede contraer un cachorro en la calle y casi siempre es mortal. Con vacunar y esterilizar a tu mascota le estás ahorrando miles de complicaciones”, menciona.

 

“Según el Ministerio de Salud, adoptar una mascota no solo contribuye con el bienestar físico, emocional y mental del animal, sino también de quien decide adoptarlo”.

Max

Ángela sufre de depresión y su psiquiatra le recomendó adoptar una mascota como terapia. Ella no se arrepiente de haber seguido su recomendación al pie de la letra.

 

Encontró a Max en una página de internet, él fue uno de los cinco bebés que dio a luz una perrita que quedó preñada después de escaparse de su casa por solo quince minutos. 

 

“Yo le diría a toda la gente que adopte porque ellos son unos seres muy fieles y te sacan una sonrisa cuando más lo necesitas, adoptar es una de las mejores cosas que les va a poder pasar en la vida”, dice.

 

 3 historias de adopción que no podrás evitar compartir
Ángela y Max, su nuevo compañerp incondicional. 

Kuro y Dante

En diciembre del 2017 la mamá de Mariana le avisó que habían dos gatitos de unos pocos meses viviendo bajo un carro junto a su mamá. Como el lugar quedaba cerca de su casa, fueron una segunda vez para darles comida y agua e intentar agarrarlos. Lo que no sabían era que su mamá, una linda siamesa, había muerto envenenada. Los pequeños ahora estaban solos, luchando para sobrevivir en medio del tráfico, la bulla y la indiferencia de la gente. 

 

En un primer intento consiguieron atrapar a uno de los dos, que resultó ser hembra y ahora se llama Kuro. Pero tuvieron que pasar varias semanas para que su hermano aprendiera a confiar en ellas. En medio de la espera, encontraron aluminio en la boca de Kuro, Mariana se preocupó y decidió que no podían aplazar más el rescate del macho. Para lograrlo fueron con refuerzos. Su operación fue un éxito, pero él estaba tan asustado que podía quedarse más de dos días abajo de la cama sin comer.

 

 3 historias de adopción que no podrás evitar compartir
La primera foto que Mariana le tomó a Kuro después de ser rescatada.

Han pasado casi dos años y los hermanitos ahora viven en casas diferentes, se han vuelto mucho más sociables y tienen todo el amor que se le negó en un primer momento. Pero más amor gritan los ojos de sus dueñas (yo soy una de ellas, me quedé con Dante, que ahora se llama Cosmo). 

 

Para mí ha sido como adoptar un bebé, la casa se nos iluminó desde que llegó, pero lo que pesa más es saber que he salvado a un gatito de vivir y sufrir en las calles. Cuando lo veo abrazado a las sábanas con los ojos entrecerrados, sé que hice bien en abrirle la puerta de mi casa.

 3 historias de adopción que no podrás evitar compartir
Cosmo (antes Dante) feliz en su nuevo hogar.

Aunque hay muchas personas, como nuestros protagonistas, dedicados a reducir las cifras, aún falta muchísimo por hacer. 

 

Ya lo sabes, si está en tus manos, salva una vida y adopta, no compres o al menos comparte esta nota.

Etiquetas: 
Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: