Televisión · 03 de Ago 2020

Los Cuentos de Chaski: La leyenda de la Bella Durmiente

En Tingo María podemos observar una montaña, cuyo origen proviene de la leyenda de la Bella Durmiente. En esta nota les contamos de qué trata.

Los Cuentos de Chaski: La leyenda de la Bella Durmiente

Canal IPe

Nuestro zorro preferido, el simpático Chaski, vuelve a contarnos otra leyenda que estamos seguros les gustará. Esta historia viene de un lugar ubicado en la ceja de selva del Perú, y no... no estamos hablando de aquello que tenemos arriba de nuestros ojos. Es un lugar que se encuentra entre la sierra y la selva, en Huánuco, la ciudad de Tingo María, de donde proviene la “Leyenda de la Bella Durmiente”

 

Bella Durmiente
Los Cuentos de Chaski - Chicos IPe

Leyenda de la Bella Durmiente

Chaski nos cuenta que hace mucho tiempo atrás llegó a la tierra de los wanucos un hechicero llamado Kúnyag. En el lugar vivía la joven Nunash y su padre Amaru, un terrible monstruo con cabeza de humano y cuerpo de serpiente.

 

Kúnyag y Nunash se enamoraron perdidamente. Para poder vivir tranquilos los jóvenes se escaparon a un lugar cercano, en donde Kúnyag construyó un hermoso palacio de plata.

 

Bella Durmiente
Kúnyag y Nunash - Chicos IPe

 

Su felicidad no duró para siempre, ya que Amaru envío informantes por todos lados para buscar a Nunash. Cuando logró saber dónde estaba, fue a visitarla para atacarlos por sorpresa. Para defender a Nunash, Kúnyag la convirtió en mariposa y él se convirtió en piedra, ya que así podía defenderse de Amaru. 

 

Finalmente, luego de unos días Amaru se rindió. Kúnyag no podía volver a su estado original porque no le quedaban fuerzas. Mientras tanto Nunash, fue recuperando su forma humana y siguió esperando noticias de su amado. 

 

Pasaron años y Nunash no logró encontrarlo, solo pasaba sus días llorando. Una noche, mientras dormía, la voz de su amado le dijo que se había convertido en una piedra y que ya no tenía fuerzas para volver a su forma anterior. Lo que podía hacer era convertirla en una hermosa figura que él vería en cada luna llena. 

 

Sin su padre y sin Kúnyag, a Nunash no le quedó más que aceptar. Así fue como su amado la convirtió en una montaña, una tan grande que él podía ver desde donde estaba. Además podía reconocerla por su forma, ya que parece una mujer recostada mirando hacia arriba.

 

En Tingo María hay una montaña que parece una mujer recostada. ¡Esa mujer es Nunash!

 

 

Si esta leyenda te gustó seguro todas las que Chaski tiene por contarnos también van a gustarte. No te pierdas sus cuentos todos los sábados y domingos a las 10:00 a. m. y 3:00 p. m.

Etiquetas: 
Imagen de jperez

Aprender algo nuevo cada día es hermoso y más cuando es divertido

Compartir en: