Televisión · 27 de Ene 2020

Estas son las típicas amenazas de un acosador

¿Alguna vez viviste una situación de acoso y no denunciaste por miedo a amenazas? No temas ¡es hora de actuar!

Amenazas de un acosador

Pixabay/Canal IPe

En la actualidad, las redes sociales han cobrado tanto protagonismo que muchas personas tienen una cuenta. Nuestra información personal, actividades, ubicación, entre otros acontecimientos, se encuentran difundidos para el público que escogemos. Sin embargo, personas malintencionadas pueden estar al tanto de la información que compartimos y usarlas para atentar en contra de nuestra privacidad e integridad. Estos son los temidos acosadores, conocidos también en inglés como stalkers.

  1. "Sé dónde vives"

La dirección domiciliaria es una información que debemos tener cuidado al compartir, ya que es donde vivimos. Sin embargo, muchas veces debemos registrarla como requisito, por ejemplo, para poder hacer uso de aplicativos. Entre ellos están los servicios de taxis, delivery de comida, servicio de mensajería, entre otros. Quienes brindan esos servicios tienen acceso a la ubicación desde la cual las solicites, en este caso, tu domicilio. Lamentablemente no todas las empresas realizan un filtro estricto de las personas que trabajan con ellos, por lo que quizá algún acosador pueda infiltrarse. 

Así mismo, aunque no publiquemos explícitamente nuestra dirección en las redes sociales, alguno de nuestros contenidos pueden dejar pistas para el acosador. Publicar o hacer stories de la fachada de tu casa, la vista que tiene tu edificio, hacer un house tour o mencionar que un lugar conocido te queda muy cerca, es peligroso. Así el acosador irá uniendo esos detalles para saber tu ubicación. Y en el momento menos esperado, te sorprenderá la precisión de la información que ha logrado obtener.

 

 

  1. "Publicaré tus fotos" 

Ninguna persona debería pasar por la terrible experiencia de ser chantajeada con algo que es privado. Existen personas que, al finalizar una relación, ya sea por venganza porque la pareja no quiere regresar, porque se quedaron con lo que le pertenecía al otro  u otros motivos, recurren al chantaje. En este caso, el chantaje basado en la difusión de imágenes videos o audios de carácter privado que, por ejemplo, con contenido sexual explícito. 

 

Lamentablemente este acto deplorable es mucho más común de lo que te imaginas. Puede pasar con personas que conozcas o hayas tenido algún tipo de relación, hasta con desconocidos que de alguna manera ha obtenido ese contenido. También puede que el acosador no tenga ningún vínculo con la víctima ni tampoco tenga material que difundir, pero de igual manera debe ser denunciado.

Felizmente en los últimos meses del 2018 se promulgó el Decreto Legislativo N° 1410, en el que se considera delito el acoso sexual y la difusión de imágenes y audios de contenido sexual. 

 

 

  1. "Voy a hacerle daño a tu familia"

Ser víctima de acoso es una situación por la que nadie debería pasar. La sensación de impotencia, miedo, rabia, entre otras más es indescriptible. Sin embargo, los acosadores muchas veces no hostigan solamente a su víctima, sino que pueden hacerlo a su entorno más cercano. Lamentablemente amenazan a las víctimas con hacerle daño a sus familiares y/o su entorno cercanos. Esto genera que el temor a denunciar sea aún mayor y el miedo y la vulnerabilidad de estas crezca.

Debido a que la víctima quiere proteger la integridad de sus seres queridos es probable que no denuncie. Sin embargo, en caso las amenazas a los terceros sea cierta, convierte la terrible situación en una de mayor riesgo. Y no se debe esperar para buscar todas las formas de proteger la integridad física y mental aquellos. 

 

 

Éstos solo son algunos ejemplos de lo que sucede en todo el mundo. Cualquiera que sea la forma de amenaza lo que debes hacer es contarle a alguien si eres víctima de acoso. Es necesario denunciar este acto a las autoridades.

 

Con el paso del tiempo, las leyes de nuestro país están tomando en cuenta esta problemática que debe ser condenada. Así mismo, es necesario que la sociedad civil se organice para incentivar a que las víctimas puedan denunciar, esto por supuesto con el respaldo de las autoridades correspondientes. Debemos estar alertas para evitar que los acosadores no atenten contra la integridad de las personas que conocemos y las víctimas en general. No debemos callar, pues lo peor que podemos hacer es dejar que el acosador nos siga hostigando. Y peor aún, que encuentre más víctimas a quienes hostigar.

 

Si eres víctima de acoso, o sabes de alguien que esté sufriendo este terrible acto, puedes acudir a los Centros de Emergencia Mujer (CEM) que también se encuentran en algunas dependencias policiales. Así mismo, puedes llamar a la línea 100, un servicio gratuito a nivel nacional que funciona las 24 horas, que está respaldado por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Este servicio funciona de lunes a domingo, incluso feriados y puedes comunicarde desde un teléfono fijo, celular o teléfono público.

 

Imagen de jperez

Aprender algo nuevo cada día es hermoso y más cuando es divertido

Compartir en: