Tecnología · 17 de Dic 2020

Escolares de Ayacucho ganan concurso para producir alga altoandina

Presentaron como proyecto un criadero de llullucha, recurso natural más nutritivo que la quinua o la kiwicha

Estudiantes obtuvieron premio a la excelencia

Andina

 

Llegar hasta la laguna de Huanupampa, donde crece la llullucha, un alga altoandina de alto valor nutricional toma cerca de 9 horas desde el distrito de Totos, ubicado en la provincia de Cangallo, en Ayacucho. Lugar donde viven Roly, Jhover, Rosario y Mayra, estudiantes de secundaria que acaban de ganar un concurso nacional de Ciencia y Tecnología organizado por una empresa internacional, precisamente por fabricar un criadero artesanal de este recurso y así proveer a todas las familias de su comunidad. 

 

Por su alto valor en proteína, hierro y calcio, los habitantes del lugar consumen esta alga ya que los ayuda a combatir la anemia en los niños y niñas. Lamentablemente, la llullucha no crece todos los meses en esta zona, sino solo de diciembre a marzo, en la época de lluvia. Ante ese panorama, los cuatro alumnos del colegio Juan Pablo Vizcardo y Guzmán de Ayacucho, decidieron crear un mecanismo que produzca este recurso natural durante todo el año. 

 

Para poder proveer de llullucha a las personas que viven en Totos, los chicos del equipo pensaron primero en elaborar productos como galletas o gelatinas hechas a base de esta alga. Sin embargo, llegaron a la conclusión de que acondicionar un criadero artesanal iba a ser más beneficioso y productivo para todos los habitantes ya que al tener la materia primera, la pueden consumir de diversas maneras.  

 

Desafío educativo

Ganar este concurso demandó mucho esfuerzo e investigación. En esta exploración, descubrieron que la llullucha tiene muchas propiedades nutritivas. Contiene más proteínas que la quinua y la kiwicha y más calcio que la carne del cuy. Otra característica de la alga altoandina es que tiene un sabor neutral, por lo que la gente la puede preparar en cualquier tipo de comida. Ya sea en sopas, estofados o ensaladas.

Llullucha
Andina

Pero construir ese criadero y llegar a la meta no fue nada fácil para ellos. Además de sentir un poco de temor por competir con otros 1135 proyectos de distintas regiones del país, también tuvieron algunos inconvenientes para llevar a cabo su idea. Uno de ellos fue no contar con el presupuesto suficiente para adquirir los materiales que necesitaban. Felizmente, gracias al apoyo de su profesora pudieron comprar un termómetro, pH-metro, turbidímetro y oxímetro, instrumentos de laboratorio necesarios para medir los parámetros físicos y químicos del agua.

 

A pesar de las dificultades, nunca perdieron el entusiasmo y cumplieron el objetivo: ganar a nivel nacional. Con esa misma actitud positiva se enfrentan a los obstáculos que demanda llevar clases virtuales en una zona alejada. Es todo un reto diario, pero no es imposible cuando realmente quieres aprender. A través de mensajes WhatsApp, los cuatro compañeros reciben las instrucciones de todos los cursos. Si bien extrañan las aulas, se han acoplado a la nueva modalidad de enseñanza. 

Estudiantes Ayacuchanos
Andina

Haber obtenido el máximo reconocimiento en el concurso nacional de Ciencia y Tecnología significa mucho para ellos porque así podrán ayudar a su comunidad a abastecerse de este alimento. El triunfo se lo dedican a sus familias y a su profesora, por el respaldo y asesoría. ¡Todo un ejemplo de constancia y perseverancia! Comparte este artículo en tus redes sociales para que más personas se enteren de este increíble proyecto.

 

Imagen de vmeneses

Por ahora no tengo una frase

Compartir en: