Padres · 08 de Mayo 2020

¿Qué es la alimentación responsiva y por qué es tan importante?

Te explicamos cómo aplicar este estilo de alimentación para estimular el desarrollo de los chicos.

¿Qué es la alimentación responsiva y por qué es tan importante?

Freepik / Canal IPe

¿Alguna vez habías escuchado hablar de alimentación responsiva? Si no, en esta nota de Chicos IPe te aclaramos el panorama y te contamos por qué es importante comenzar a usarla.

 

Según la Dirección de Educación Inicial del Ministerio de Educación, la alimentación responsiva es un tipo de alimentación en donde el papá, la mamá o cuidador está sintonizado con las señales del niño, dándole la motivación y el apoyo que necesita mientras le da de comer.

 

Ser “responsivos” (responder apropiada y oportunamente a sus necesidades) es la base para que los chicos tengan una buena relación con la comida desde el inicio.

 

¿Cómo puedo aplicar la alimentación responsiva en el día a día?

 

Brindándoles un ambiente agradable y estimulante. Una silla de comer no siempre es la mejor opción. Prueba con diferentes lugares para descubrir donde se sienten cómodos. En la mesa o parados. La idea es que sea un espacio que motive la interacción y la atención. Trata de alejar la televisión y los aparatos electrónicos durante ese tiempo.

 

Conversando con ellos. Permite que se expresen, escúchalos y respeta sus tiempos. Así descubrirás si algún alimento les cae mal o si ya están llenos. No les hagas sentir la alimentación como una imposición. 

 

¿Qué es la alimentación responsiva y por qué es tan importante?

 

Haciendo contacto visual. Ellos necesitan sentirte presentes. Esta no debería ser una actividad automática. Mirándolos a los ojos les estarás dando la seguridad y tranquilidad que necesitan. Así también fortalecerás los vínculos afectivos que los unen.

 

Teniéndoles paciencia. Asegúrate de hacer las pausas que necesiten durante la alimentación. Es importante que ellos te sientan como una persona cercana y empática. Permitiendo que mastiquen y digieran correctamente estás asegurando su buena nutrición y salud. ¡Es crucial que ellos aprendan que se debe comer sin prisa y sin apuros!

 

Permitiéndoles explorar su comida. Al contrario de lo que nos han hecho creer, ¡con la comida sí se debe jugar! La hora del almuerzo o la cena es una buena oportunidad para que ellos toquen y exploren su alimento y descubran nuevos sabores y texturas. La idea es que disfruten. No los limites. Si se ensucian, ya podrás limpiarlos luego.

 

No olvides que los hábitos de alimentación adecuados son fundamentales para la buena salud y desarrollo de los chicos. 

 

¡Comienza a aplicar la alimentación responsiva con ellos y verás resultados positivos!

Etiquetas: 
Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: