Padres · 08 de Ago 2019

Proyecto Iquitos: Un espacio de aprendizaje libre en la Amazonía

El proyecto busca crear un espacio en donde los niños del caserío de Santa Clara del Ojeal puedan desarrollar sus capacidades al máximo.

¡Educación libre en la Amazonía!

Difusión

Proyecto Iquitos es un proyecto autostenible, basado en brindar educación libre a los niños del caserío de Santa Clara del Ojeal, un caserío a orillas del río Amazonas con aproximadamente 400 habitantes.

 

La educación libre es una corriente que se basa en potenciar las capacidades de los niños y niñas. Por ejemplo si un niño es malo en matemática pero bueno en arte, lo que hace la educación libre es fortalecer esas capacidades artísticas. Se busca que puedan reconocer en qué son buenos y así puedan desarrollar su camino en la vida. 

 

«Somos un programa después del colegio, no reemplazamos la escuela tradicional, más bien la complementamos con talleres de todo tipo que quieran brindar los voluntarios que llegan», explica Pía Desulovich, una de las fundadoras del proyecto. Ellos reciben voluntarios de todo el mundo y de todas las profesiones, que realizan talleres desde de pintura, hasta de primeros auxilios.


La educación libre es una corriente que se basa en potenciar las capacidades de los niños y niñas.

Estos voluntarios se quedan en la casa donde se ofrecen los talleres. Por un pago de 25 soles al día, se les ofrece desayuno, cama y cena. Además con ese monto se pueden comprar los materiales necesarios para los talleres.

 

La idea es que los voluntarios puedan vivir en comunidad. «En la casa vivimos en bastante conexión con la naturaleza, no tenemos ningún tipo de lujo, nos bañamos con agua de lluvia, lavamos los platos con baldes, usamos baños ecológicos, las construcciones son de madera; es muy sencillo todo», comenta.

 

Este proyecto empezó de manera inesperada, Pía se encontraba viajando por el Amazonas cuando llegó a este pueblo. «Me enamoré del lugar y de su gente. Compré una casa pensando en que mi vejez podría pasarla ahí y poco a poco fui invitando amigos. Luego viajé a Cusco y conocí a Andrea Suárez, de Colombia. Ella es educadora social, así que le conté acerca de este espacio que tenía y entre las dos decidimos armar el proyecto», explica Pía.

 

Ahora Pía nos cuenta que casi todos los niños del pueblo son parte de los talleres, hay 65 niños matriculados y diariamente llegan más de 30. Escucharlos es muy importante. Por eso, antes de empezar con la dinámica del taller, siempre existe un espacio de diálogo donde pueden expresarse. Pía resalta la importancia de tener un espacio en donde los niños siempre puedan ser niños, puedan jugar y aprender.


Diariamente llegan más de 30 niños a participar de los talleres.

Uno de los objetivos del proyecto es brindar una educación de calidad, independientemente de la clase social. El arte es un tema que se mantiene presenten en la mayoría de talleres ofrecidos, pero también se trabaja otros temas como por ejemplo reforzamiento escolar.

 

Por otro lado, Pía resalta la unión de diferentes culturas que se da en este encuentro rodeado de naturaleza. «Convivir con una cultura hace más fácil entenderla, se aprende muchísimo más que solo visitandola turísticamente», resalta.

 

En el futuro Pía espera que el proyecto pueda pasar a ser administrado por el mismo pueblo. «Lo ideal sería tener un número suficiente de voluntarios con lo que quizá podamos darle un sueldo a un joven del pueblo que quiera encargarse encargarse del proyecto», finaliza.

 

Proyecto Iquitos recibe voluntarios todo el año. Si quieres brindar algún taller a los niños del caserío de Santa Clara del Ojeal, puedes escribirles a iquitos.proyecto@gmail.com o contactarlos por sus redes sociales.

 

Imagen de aromero

Trabajo para mantener a mis gatos.

Compartir en: