Padres · 06 de Mayo 2019

Protegiendo a los más pequeños: ¿qué tan bueno es que jueguen con pantallas?

Te presentamos algunos consejos para guiar a los chicos en este mundo digital.

Protegiendo a los más pequeños: ¿qué tan bueno es que jueguen con pantallas?

Freepik / Canal IPe

Dicen que los niños de ahora nacen con una tablet bajo el brazo. La tecnología se ha vuelto parte de nuestras vidas y las nuevas generaciones son las primeras en aceptarlo. Pero como todo en exceso hace daño, es importante poner límites. El psicólogo Alberto Soler aclara algunas dudas al respecto en esta nota.

¿Cuánto tiempo deberían usar la tablet?

Para definir un horario lo mejor es no hacerles sentir que les estás prohibiendo algo, sino complementar su uso con actividades necesarias para que su desarrollo como la lectura, juegos al aire libre, momentos en familia y socializar con otros niños. Puedes llegar a un acuerdo con tu hijo para distribuir algunas horas semanales en las que podrá usar el aparato.

 

“Es un error decirles ‘cuando acabes tu tarea podrás jugar con la tablet’ porque van a terminar considerando los deberes como algo obligatorio y aburrido y a lo otro como un premio. Un niño tiene que hacer un poco de todo”, señala el especialista.

La edad sí importa

Mientras más pequeño sea el niño, más control tendrás que ejercer sobre él. Con ellos no se puede negociar, así que deberás ser tú el que decida en qué momento tendrá el dispositivo electrónico. Eso sí, es mejor que lo use bajo supervisión en todos los casos.

 

Se recomienda restringir su uso a bebés y niños menores de dos años. La explicación está en que durante los primeros años el cerebro se desarrolla bastante rápido, por eso es mejor que aprendan de las interacciones con otras personas y no de las pantallas.

 

Las aplicaciones (Apps) ideales serán las que van con su edad. Elígelas con los mismos criterios con los que compras un juguete físico. No deben faltar las Apps como rompecabezas, juegos de asociación y lógica (números y letras), cuentos interactivos para los más pequeños y lecturas avanzadas para los más grandes.

 

“La tecnología no es mala. No lo son ni los celulares, ni las tablets, ni las computadoras. Solo hay que tener en cuenta a quiénes van dirigidos los contenidos y regular su uso de un modo consciente. Usarla demasiado tiene consecuencias negativas para todos, en especial para el desarrollo de los niños porque los introduce en una espiral de aislamiento, sedentarismo, falta de comunicación”, explica.  

 

Recuerda que los chicos conocen el mundo a través de ti y tus acciones impactarán de forma positiva o negativa en ellos. Si lo que buscas es limitar el uso de dispositivos electrónicos en casa, deberás empezar por ti.

Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: