Padres · 29 de Nov 2020

¿Por qué mi hijo siempre está lagrimeando?

Esos ojitos llorosos nos están queriendo decir algo. ¡Conoce aquí de qué se trata!

¿Por qué mi hijo siempre está lagrimeando?

Freepik / Canal IPe

¿Tu hija o hijo siempre tiene los ojitos llorosos? ¿Se para frotando la cara? ¿También sufre de conjuntivitis de forma recurrente? ¡Tranquilo! Esto tiene una explicación y una solución. El pediatra Erick Olivera nos explica qué es lo que puede estar pasando con la vista de los chicos.

 

“Algunos bebés lagrimean constantemente desde que nacen, esto se debe a que su conducto lagrimal (el que drena las lágrimas desde el ojo hasta la nariz) está obstruido”. Esta obstrucción puede ser completa o parcial y normalmente se resuelve durante los primeros meses”, dice el especialista.

¿Cuáles son las señales de que mi bebé tiene el lagrimal obstruido?

Algunos de los signos más comunes, además del lagrimeo excesivo, son la infección ocular recurrente (también conocida como conjuntivitis), la inflamación dolorosa en una esquina del ojo, la visión borrosa, el enrojecimiento en la parte blanca del ojo o la aparición de legañas. 

 

Atención: aunque suele pasar en bebés, eso no significa que un niño o una niña no puedan tenerlo. ¡Incluso existen casos de adultos con esta condición!

 

El problema de no tratarlo a tiempo es que, como las lágrimas no drenan como deberían, se promueve el desarrollo de bacterias, virus y hongos en los ojos.

lagrimeando
Freepik

¿Cómo se trata este problema?

Una solución a corto plazo puede ser ayudar al bebé dándole masajes con el dedo índice. El objetivo de este masaje es mover las legañas, limpiando el conducto y ayudando a permeabilizarlo. Es importante que te laves las manos antes y después de hacerlo.

 

Sin embargo, si el lagrimeo no desaparece con los meses o notas síntomas más graves (como los que te mencionamos líneas arriba), deberás llevarlo con un oftalmólogo, que decidirá si es necesario realizar una cirugía menor, muy sencilla y poco agresiva. ¡No dura más de 10 minutos!

 

Aunque estos síntomas corresponden a la obstrucción del conducto lagrimal, también podrían significar otros problemas que es importante descartar. 

 

No olvidar: el ojo es un órgano muy delicado, por eso es vital prestarle atención. ¡Cuidemos la salud ocular de nuestros chicos!

Etiquetas: 
Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: