Padres · 02 de Ene 2021

Pelear con tu pareja frente a tus hijos puede perjudicarlos más de lo que crees

Aunque las discusiones pueden considerarse normales, la manera en la que se dan puede afectar a los chicos.

Pelear con tu pareja frente a tus hijos puede perjudicarlos más de lo que crees

Freepik / Canal IPe

Por lo general, los malos entendidos entre padres, si se dan de forma cordial, tienen muy poco o ningún efecto en los chicos. ¿Pero qué pasa cuando aparecen los gritos? 

 

Conversamos con Zaira Peralta, psicóloga infantil, para que nos cuente cuáles son los efectos negativos de las peleas en los más pequeños de la casa. ¡Toma esto en cuenta!

 

“Las discusiones, si van cargadas de hostilidad y faltas de respeto pueden perjudicar el desarrollo de los niños y niñas, sobre todo si se dan de forma continua”, menciona la especialista.

 

Estas son algunas de las cosas que podrían pasar con ellos y ellas:

 

Aumentan los niveles de estrés. Un efecto muy común es el aumento considerable de sus niveles de estrés. Esto podría afectar al desarrollo de su cerebro y ocasionar que tengan mayor dificultad para concentrarse y aprender.

 

Presentan dificultad para reconocer sus emociones. Es probable que también les resulte más complicado manejar y expresar sus emociones de forma adecuada, sobre todo las que están relacionadas con el enojo y la cólera. Incluso existe la posibilidad de que terminen utilizando las mismas estrategias que usan los padres para solucionar problemas.

 

Desarrollan problemas de ansiedad o depresión. Además de las dificultades a nivel del comportamiento, la ansiedad o la depresión son síntomas asociados al temor de lo que pueda suceder con su familia o con la posibilidad de perderla.

discusiones
Freepik

¿Cómo podemos hacer de las discusiones un espacio de aprendizaje?

Según explica Zaira, es muy importante evitar que las discusiones generen angustia o miedos innecesarios en nuestros hijos. Para esto la comunicación entre padres y chicos es un elemento clave al momento de hacer frente a estas situaciones.

 

Es imprescindible transmitirles a niños y niñas que es normal y esperable que las personas tengan ideas u opiniones diferentes y que se pueden aprovechar esos espacios para expresar puntos de vista con respeto.

 

También hay que recordarles que no es buena idea tener una discusión si nos sentimos muy molestos. Si notamos que estamos llegando a nuestro límite, es mejor que hagamos alguna actividad que nos ayude a sentirnos más tranquilos antes de retomar la conversación. ¡El objetivo es negociar y buscar soluciones por el bien común!

 

Enseñarle este tipo de habilidades a los chicos es algo que les servirá para toda la vida. ¿Cuándo lo pondrás en práctica?

Etiquetas: 
Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: