Padres · 30 de Dic 2020

Ella es Ramalia Vizcarra, la niña ajedrecista que gana torneos internacionales

Recientemente, la pequeña ocupó el octavo puesto en un torneo internacional y dejó el nombre del Perú en alto.

Ella es Ramalia Vizcarra, la niña ajedrecista que gana torneos internacionales

Difusión

 

Desde su casa en San Juan de Miraflores, Ramalia Vizcarra de 10 años muestra orgullosa las medallas, trofeos y diplomas que ha ganado en diversos torneos nacionales e internacionales de ajedrez. Un deporte que practica desde muy pequeña y que la ha llevado a conocer varios países, donde ha dejado el nombre del Perú en alto. Hace unas semanas participó en el Mundial FIDE World Youth Rapid Champ - America - U10 y ocupó el octavo lugar de la contienda a nivel panamericano. En esta nota de Chicos IPe, te invitamos a conocer la historia de la brillante niña. 

 

Esta pequeña, que ha saboreado en varias oportunidades lo que es el triunfo, empezó en el mundo del ajedrez cuando solo tenía tres años. Fue su papá quien le enseñó a jugarlo. Para que aprenda con más facilidad le dibujó y pintó un tablero gigante en la sala de su casa y ella se movía como si fuera el caballo, la torre, el alfil, los peones y las demás piezas. Es decir, Ramalia imitaba cada uno de los movimientos estratégicos de las fichas.

 

“Mi papá me enseñó cómo se mueve cada pieza y desde ahí siempre me gustó el ajedrez No me distraía con otros juegos. Poco a poco empecé a participar en torneos. Al inicio ganaba en algunos y en otros perdía. Al jugar, mi ficha favorita es el caballo porque tiene estrategias muy interesantes. Puedes hacer jaque, es como si hiciera magia”, comenta la deportista.

 

Así como otros menores se divierten con otros juegos, Ramalia lo hace con el ajedrez. Para ella, este se ha convertido en su entretenimiento, pero también en una gran herramienta que la ha ayudado a mejorar sus habilidades en el colegio. Esta promesa del deporte de estrategias confiesa que ahora memoriza las teorías con más facilidad y destaca en las matemáticas, su curso favorito. También lee libros o páginas de internet sobre tácticas, aperturas y reglas del ajedrez.

Ramalia Vizcarra
Difusión

Talento innato

Si bien la pequeña ya utilizaba herramientas digitales para potenciar su juego, este 2020 tuvo que hacer todo a través de la pantalla: estudiar y concursar en algunos campeonatos. Como lo hizo en el último Mundial de Ajedrez, FIDE World Youth Rapid Champ - América - U10, donde quedó en octavo lugar, a nivel panamericano. Este último logro se suma a los otros títulos que ha obtenido anteriormente como el de Campeona Panamericana de Ajedrez 2020 - 2019, que consiguió en Medellín Colombia. También se posicionó como Campeona Sudamericana de Ajedrez 2020-2019, en Buenos Aires, Argentina y Campeona Nacional de Ajedrez 2020-2019. Pero eso no es todo, en el último año obtuvo tres títulos como WCM, que la colocan como candidata a Maestra de Ajedrez. 

 

“El último campeonato fue una experiencia muy bonita. Participé a través de mi computadora en mi casa. Estaba nerviosa porque competía con jugadores de otros países, pero también estaba feliz porque era un concurso importante. Sé que me espera mucho por delante. Aunque me gusta más jugar de manera presencial porque puedo ver a mi oponente, estoy familiarizada con lo virtual ya que hace mucho tiempo practico ajedrez en línea” explica.

 

Otra de las experiencias que más extraña es viajar para competir, gracias a estos torneos, Ramalia ha conocido países como Ecuador, Chile, Colombia, Paraguay y Argentina. Ella nos cuenta que cada vez que regresaba de un torneo, sus amigos y profesores del colegio la recibían con los brazos abiertos y celebraban sus logros. Ese sentimiento de orgullo también lo expresan sus vecinos, quienes no dejan de alentarla en cada paso que da.

Ramalia Vizcarra
Difusión

Este 2021 que pasa a quinto grado solo espera seguir siendo la buena alumna que es, pues sueña con convertirse en una gran Ingeniera robótica. En el ámbito del ajedrez anhela con llegar a ser como el Campeón Mundial de ajedrez Magnus Carlsen, a quien admira desde muy chica.

 

“En estas vacaciones voy a seguir practicando para alcanzar mis sueños. Mis papás están orgullosos de mí y por eso quiero demostrar que puedo ser mejor. Yo les diría a otros niños de mi edad que sean perseverantes y que se animen a jugar ajedrez porque no es difícil solo es cuestión de concentrarse, tener una buena apertura, estrategia y táctica”, enfatiza la menor.

 

Uno de los pendientes que tiene Ramalia es poderle enseñar a jugar ajedrez a alguien más, así como su papá lo hizo con ella y así como un primo le enseñó a él. Además de este deporte que tantas alegrías le ha dado, también disfruta de jugar fútbol y practicar ballet. Pero lo que más hace feliz a esta pequeña de gran corazón es que su familia esté bien de salud, comer carapulcra y jugar ajedrez, un deporte en el que cada vez destaca más. 

 

¿Qué te pareció la historia de Ramalia? Comparte esta nota en tus redes sociales para que más personas conozcan de ella y su pasión por el ajedrez. 

Etiquetas: 
Imagen de vmeneses

Por ahora no tengo una frase

Compartir en: