Padres · 28 de Ene 2019

Dificultades del aprendizaje: Dislexia

La dislexia afecta principalmente la lectura y la relación entre sonidos y letras.

Dislexia

Pixabay

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura. Una persona disléxica presenta dificultades relacionadas a la lectura y escritura que no tiene ningún retraso intelectual ni discapacidad psíquica o física.

 

Esta condición se presenta como un problema evolutivo en la adquisición del lenguaje. Se manifiesta en dificultades para sostener la secuencia del alfabeto, denominar letras y realizar rimas. Al leer pueden hacer omisiones, sustituciones, adiciones o invertir el orden de las palabras y frases.

 

También te puede interesar: Señales de alerta en el desarrollo del lenguaje

 

No tratar la dislexia puede traer consecuencias en la etapa escolar. Esta afección se caracteriza por generar problemas de seguimiento visual y déficit de atención; así como dificultad en la comprensión lectora, la ortografía y escritura. Aquí te mostramos los síntomas que pueden alertar sobre este trastorno.

 

1. Comienzo tardío.

Como muchos de los trastornos de habla y lectura, la dislexia se asocia a que el niño ha aprendido a hablar tarde. Le cuesta mucho aprender nuevas palabras y tiende a decirlas incorrectamente, invirtiendo el orden de las letras o sílabas. Por ejemplo, “cava” en lugar de “vaca”.

2. Dificultad para leer.

Al iniciar la etapa escolar, nos daremos cuenta que tiene impedimentos para aprender a leer. Puede adoptar miedos y acumular frustración por leer en clase o simplemente optar por no hacerlo. Si al leer se encuentra con una palabra larga y extraña a menudo la omitirá.

dislexia-leer-en-voz-alta.jpg
La clave para tratar la dislexia o cualquier otro trastorno del lenguaje es la lectura. Añade vocabulario y hace fácil el reconocimiento de palabras. (Freepik)

3. Errores de gramática y ortografía.

Un niño con dislexia puede tener problemas para seguir la secuencia de instrucciones, el armado de oraciones y frases. Además de “recordar” cómo se escriben las palabras, pues se le dificulta relacionar el sonido con la grafía.

dislexia-discalculia.jpg
Así como la dislexia, existe una discapacidad especifica del aprendizaje en matemáticas llamada discalculia. (Freepik)

4. Titubea al hablar.

Puede confundirse con algún otro trastorno del lenguaje, pero está relacionado al no poder encontrar la palabra correcta, desarrollar ideas y comunicarse de forma lógica.

 

Es ideal que la dislexia se identifique en la etapa escolar. La comunicación entre padres y profesores debe ser la adecuada para poder reconocer los síntomas y tomar las medidas necesarias.

 

¿Cómo trabajar en casa?

Esta afección, como otros trastornos del aprendizaje, viene en distintos grados y tipos. Cada persona puede asimilar este desorden de un modo diferente. La terapia nos indicará qué pasos podremos seguir pero siempre es importante el apoyo familiar y el trabajo en casa.

 

+ Practicar la lectura. Cuando tenemos práctica de la lectura, reconocemos las palabras sin leerlas completamente. Debemos agilizar la mente de nuestros hijos con dislexia para que puedan, poco a poco, reconocer las palabras más familiares. No importa cuánto tiempo tome este proceso, lo importante es que se haga con una lectura fácil y atractiva para que logren entender lo que se cuenta.

+ A manera de juego podemos empezar haciendo fichas con las palabras que más se les dificulta.  Jugar a repetirlas y separarlas en sílabas logra reforzar el vínculo entre familias, los ayuda a aumentar su vocabulario y sentirse apoyados.

+ Mostrar respeto por su condición. Tratemos de evitar renegar o menospreciarlos cuando cometan errores. Su autoestima puede verse afectada si asumimos que su condición es negativa. La idea es mantenerlos motivados y recordarles que estas dificultades no están asociadas a su inteligencia.

 

Al principio, la dislexia puede ser confundida con un problema visual, porque los niños invierten las letras, las escriben al revés o incluso con disgrafía, la dificultad del aprendizaje para escribir. Y aunque esta condición afecta el aprendizaje nada tiene que ver con las capacidades cognitivas de los niños. Es importante que tanto los profesores como nosotros, los padres, reconozcamos a tiempo esta condición y apoyemos emocionalmente a nuestros hijos.

 

Si crees que tu pequeño puede tener dislexia te dejamos aquí una aplicación para hacer un rápido descarte, pero es necesario que acudas a un especialista.

Imagen de msialer

Quién diría que terminaría escribiendo artículos

Compartir en: