Padres · 13 de Ene 2021

La Demencia de Clemencia: un libro para ayudar a los chicos a conectar con sus emociones

Con una narrativa cautivadora y lúdicas imágenes, este cuento es un imperdible para niños y niñas.

La Demencia de Clemencia: un libro para ayudar a los chicos a conectar con sus emociones

Difusión / Canal IPe

En una noche tranquila, Clemencia, una niña muy alegre y soñadora, recibe la visita inesperada de Demencia y a partir de ese momento empieza una aventura en la que se relacionará con sus sentimientos, emociones y pensamientos más profundos. 

 

Así podríamos describir brevemente la trama de La Demencia de Clemencia, un libro escrito por Maria Angela Talavera e ilustrado por Daniela Muttini, que nació de la observación personal que tuvo la autora de su ansiedad, sus miedos y su tristeza.

 

“Comenzó como un ejercicio de introspección y en un punto tuve ganas de ponerle una cara y una voz a esos pensamientos y miedos que vivían conmigo”, dice Maria Angela.

 

Esa es la explicación del nacimiento de Demencia, que ella describe como esa voz que nos dice que el mundo es peligroso y que no nos arriesguemos porque vamos a perder, la que nos dice cosas negativas y nosotros le creemos.

La demencia de clemencia
La Demencia de Clemencia

Haciendo las paces con la ‘demencia’

Ahora este divertido texto ha dejado de ser cien por ciento suyo para pasar a formar parte de la vida de niños y niñas con el objetivo de enseñarles que esa voz rumiante, esas dudas y esos juicios pueden dejar de ser algo negativo si uno aprende a manejarlos de manera sana.

 

“Me gustaría que chicos y chicas de todas las edades disfruten del libro y en lo posible puedan ver esas emociones displacenteras desde otra perspectiva: no como enemigas sino como compañeras que vienen a enseñarnos algo”, menciona.

 

Con un país que tiene altos índices de problemas relacionados con la salud mental, las herramientas de manejo emocional como esta se hacen cada vez más urgentes. 

 

En ese sentido, La Demencia de Clemencia es un libro para toda la familia, porque la frustración y la ansiedad no conocen edad y nunca es tarde para darnos un espacio para conocernos a mejor.

Etiquetas: 
Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: