Padres · 22 de Ago 2019

Cambiando la vida de los chicos venezolanos en Perú

Acción contra el Hambre busca mejorar la calidad de estos pequeños migrantes.

Cambiando la vida de los chicos venezolanos en Perú

Acción contra el Hambre / Canal IPe

Dejar tu casa, a tu familia y amigos nunca será algo fácil, menos si eres un niño o una niña. Conscientes de la situación que vive este sector de la población venezolana en nuestro país, la ONG Acción contra el Hambre, viene trabajando en diferentes iniciativas para mejorar su calidad de vida de manera significativa. 

 

En Chicos IPe conversamos con Henry Torres, especialista técnico de la organización, para que nos cuente qué es lo que están haciendo. 

 

 

“El año pasado decidimos intervenir en la situación migratoria de la población venezolana en el Perú. Haciendo una investigación, dimos con que la gran mayoría decidía venir a Lima y tenía un conjunto de necesidades que había que cubrir relacionadas a la salud, nutrición y los medios de vida. A partir de ellas elaboramos varias propuestas”, dice.

 

“Según UNICEF, nuestro país acoge alrededor de 80,000 niños y adolescentes venezolanos. Algunos de ellos han venido solos”.

 

 

Una de estas propuestas está enfocada en niños y mujeres embarazadas que, según cuenta Henry, son dos de los grupos más vulnerables y a los que se les presta menor atención. 

 

“Muy poca gente lo sabe, pero según lineamientos del propio Estado todos los niños menores de cinco años y las mujeres gestantes pueden acceder directamente al Seguro Integral de Salud (SIS) para pasar, sobre todo, por controles de crecimiento y desarrollo y controles prenatales”, explica. 

 

El problema principal que ellos querían atacar era la desinformación. Por eso pusieron todo su esfuerzo en elaborar campañas de integración, que hicieron realidad junto a otras organizaciones encargadas de apoyar dando asesoría migratoria u organizando actividades recreativas como shows de títeres o dibujo y pintura.

 

 

“En estas campañas hacemos promoción de la salud y les explicamos a los asistentes los pasos para acceder al seguro. Si cuentan con los requisitos, también les facilitamos la afiliación porque trabajamos directamente con los servicios de Migraciones y el SIS”, cuenta. 

 

Aunque sus intervenciones comenzaron a inicios del 2019, ya han tenido alrededor de 10 campañas en las que han participado unas 180 personas por fecha.

Un nuevo gran reto

 

El primer paso es conectarlos a los servicios de salud, pero su principal reto es trabajar en solucionar problemas específicos.

 

“Muchos de estos niños llegan al Perú con necesidades físicas, incluso desnutrición crónica y anemia. Nosotros tenemos una experiencia enorme en el desarrollo de programas de lucha contra estos males. En Puno, por ejemplo, logramos reducir la anemia a 12%. Eso es decir mucho considerando que es la región con mayor porcentaje de todo nuestro país. Ahora estamos recogiendo todas estas experiencias para aplicarlas en Lima con la población migrante”, dice.

 

 

Ellos se encuentran trabajando en mejorar el esquema de alimentación de los niños que viven en albergues de Ate Vitarte. 

 

“El problema es que en situaciones de emergencia se considera a los niños menores de dos años como si fueran adultos y no se tiene en cuenta que sus necesidades son distintas. Ellos deberían comer más de tres veces al día y no solo guisos, sino también triturados, papillas, mazamorras, compotas y todo tipo de alimentos que tengan alto contenido de hierro”, explica.

 

Si te interesa participar en las próximas actividades gratuitas de integración o sumarte como voluntario aquí te dejamos unos datos:

 

Agosto: El domingo 25 en el Centro de Salud Santa Rosa de Puente Piedra (de 8 am a 12pm).

Septiembre: El domingo 08 en el Centro de Salud San Fernando de San Juan de Lurigancho y el domingo 15 en el Parque Manhattan de Comas. (de 8 am a 12 pm).

 

Proyectos como estos no pueden contribuir a la resolución de los conflictos, pero sí a la generación de la paz. 

Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: