Padres · 31 de Jul 2020

¡Aprende cómo hacer compost en casa con tus hijos!

Esta práctica es ideal para enseñarle a los pequeños a amar la naturaleza.

¡Aprende cómo hacer compost en casa con tus hijos!

Freepik / Canal IPe

¿Tienes muchos residuos orgánicos en casa y no quieres tirarlos a la basura? En esta nota de Chicos IPe tenemos la solución a tu problema. ¡Es ahora de hacer compost casero! Esta práctica, súper fácil, es ideal para juntar a la familia, generar un ambiente sostenible y enseñarle a niños y niñas a amar la naturaleza.

¡Que nada se desperdicie!

¿Qué es el compost casero? Como explica Gonzalo León de Lima Compost, una microempresa dedicada a promover el compostaje urbano, el compost es un abono de alta calidad que se genera a partir de la descomposición de la materia orgánica. Este tipo de abono ayuda a que nuestras plantas crezcan más bonitas y fuertes. 

 

¿Sabías que la mitad de residuos que generamos en nuestras casas corresponden a este grupo? ¡Eso significa que te van a faltar materiales para comenzar! Estos algunos consejos para que nos da Gonzalo para empezar a hacer nuestro propio compost:

 

Preparen su compostera. Pueden utilizar lo que tienen en casa como una caja de frutas o cualquier envase poroso. Forren esta caja con cartón que no sea plastificado.

 

Separen sus residuos. Esos son los residuos que generamos en la cocina como restos de frutas, verduras, cáscaras de huevo, café y el interior de las bolsas de té. Cuando los tengan listos agarren una tabla de picar y corten todo en pedacitos pequeños.

 

Asegúrense que la mezcla tenga suficiente oxígeno. Los malos olores son indicadores de que falta oxígeno en el compost. ¿Cómo le pueden agregar oxígeno? Una de las formas más efectivas de hacerlo es mezclando los residuos orgánicos con otros secos como plantas deshidratadas, bolsas de pan de papel o papel periódico. ¡Todo lo que venga de las plantas suma!

compost
Lima Compost

Es momento de juntarlo todo. Asegúrense de haber puesto varias capas de cartón en la compostera para que el exceso de humedad se pueda absorber. Primero coloquen un puñado de residuos frescos. Seguido toca poner la misma cantidad de residuos secos. ¡El compost tiene que estar bien equilibrado! Pueden juntarlo todo con la mano sin ningún problema. 

 

Finalmente tapen el compost. Antes de taparlo, hagan la “prueba del puño”, que les ayudará a saber si hay suficiente oxígeno. Para esto solo tienen que agarrar un poco de mezcla y presionar con fuerza. Si al hacerlo caen gotas, eso quiere decir que todavía falta equilibrar con más residuos secos. 

 

Si eso no pasa, entonces ya pueden continuar con el último paso: extender tres capas de papel periódico sobre la mezcla, presionando los bordes.

 

Vivir en un departamento no es excusa para no compostar. Solo necesitan un espacio bien ventilado como un balcón, la lavandería o simplemente una ventana. ¡Manos a la obra!

Etiquetas: 
Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: