Otros · 22 de Ago 2019

Una nueva historia para las mujeres con problemas de adicción

Proyecto GROW quiere lograr que mujeres, niñas y adolescentes en riesgo tengan la mejor atención posible.

Una nueva historia para las mujeres con problemas de adicción

Proyecto GROW / Canal IPe

La adicción a las drogas es un problema de salud mental que ha empezado a recibir una atención diferente en el Perú gracias a la implementación de Proyecto GROW (en español sus siglas significan Desarrollando capacidades para ofrecer tratamiento por el Abuso de Sustancias Sensible al Género). 

 

En canal IPe conversamos con Margot Osorio, psicóloga del hospital San José del Callao y facilitadora regional de la iniciativa, nos habla sobre los avances que han tenido.

 

“El proyecto se creó con el propósito de fortalecer las capacidades del personal especializado en salud mental (psicólogos, enfermeras, neurólogos, entre otros) a través de 10 módulos que los acercan al enfoque de género y les permiten ampliar su perspectiva para lograr que mujeres, niñas y adolescentes puedan superar la adicción a los drogas y los fármacos. Esto generaría un impacto en su salud y la de sus familias”, explica.

 

A la fecha el programa, que es un esfuerzo conjunto de la Embajada de Estados Unidos, CARE Perú, Devida Perú y el Ministerio de Salud, funciona en provincias como Lima, Cusco, Piura Loreto, Ancash, Cajamarca y Puno y planean continuar con su expansión a lo largo y ancho de nuestro territorio hasta alcanzar a las que más lo necesitan.  

 

“Solo en 2018 más de 12,000 personas se beneficiaron con Proyecto GROW”.

 

“En nuestro país existe tratamiento limitado para guiar a las mujeres hacia una recuperación sostenible. Muchas veces no se tiene en cuenta que los problemas que ellas enfrentan y que les causan adicción son diferentes a los de los hombres”, dice la especialista.

 

Cambiando la historia de las mujeres con problemas de adicción

 

Ella se refiere, sobre todo, a factores como la violencia de género, el machismo y los problemas económicos que impiden que puedan tener una buena calidad de vida. 

 

Margot vivió esta realidad de cerca, cuando decidió viajar a Ayacucho hace algunos años para trabajar en la atención de mujeres que necesitaban acompañamiento psicológico. Al llegar se encontró con que nadie tomaba en cuenta su salud mental y con servicios médicos escasos y poco efectivos.

 

Cambiando la historia de las mujeres con problemas de adicción

 

Por su enfoque comunitario, el Proyecto GROW también ha incluído como participantes del proceso de recuperación a los juzgados, la fiscalía de familia, los centros de emergencia mujer, el INPE y el INABIF.

 

Hoy la psicóloga capacita a más profesionales como ella que buscar brindar la mejor atención a pacientes en situación de vulnerabilidad. Ella quiere continuar generando un espacio de intercambio y trabajo en conjunto en beneficio de la comunidad y confía en que el poder transformador del programa se dejará sentir dentro de poco en todo el Perú. 

 

Si quieres saber cómo ser beneficiario o voluntario de Proyecto GROW visita sus redes sociales

 

¡Salvemos vidas, luchemos contra las drogas!

Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: