Otros · 29 de Oct 2019

Cómo viajar en el Metropolitano y no sufrir en el intento

Movilizarse de un lugar a otro en Lima se hace cada vez más difícil, felizmente hay opciones de transporte público que pueden ayudarte, si sabes cómo sacarle provecho, claro está.

Cómo viajar en el Metropolitano y no sufrir en el intento

Pexels / Canal IPe

Cada vez más se hace imposible movilizarse de un lugar a otro en la ciudad de Lima y aunque no somos el país con mayor cantidad de autos como por ejemplo, México o Brasil, el incremento de vehículos nuevos, de la mano con el aumento en la antigüedad de los ya existentes, la mala infraestructura vial, entre otros problemas, causa que el caos vehicular nos agobie, consumiendo varias horas de nuestros días.

 

Debido a este caos, las personas optan por diversos tipos de transporte que los ayuden a llegar más rápido a su destino. Uno es el Metropolitano. 

Interior Metropolitano
 Estos son los pasamanos del Metropolitano. No todos podemos alcanzarlos. :( 

Si usas el Metropolitano con frecuencia, o al menos lo utilizaste alguna vez, habrás notado que puede llegar a ser caótico lograr subir a un bus.  Es por eso que, como usuaria frecuente de este medio de transporte y que tiene que cruzar media ciudad, desde Lima Norte, tengo cinco consejos que pueden servirte a la hora de hacer uso de este servicio.

Tarjeta mata cola

Lo primero que debes recordar, aunque sea obvio y seguro lo escuches siempre, es tener saldo en tu tarjeta; no hay nada peor que llegar al Metropolitano en hora punta y tener que hacer  una enorme cola sólo para recargar tu tarjeta, sin contar con los imprevistos que suceden de vez en cuando, como que a esa persona que  está delante de ti se le atasque el billete que puso en la máquina de recarga, ¡desastre!

¡Con tiempo por favor!

Algo que también es notorio a la hora de llegar a las estaciones es que cada minuto cuenta. Es mejor llegar un poquito antes del cambio de hora, ya que las colas recién se están formando o ya están formadas pero sin tanta cantidad de gente esperando el mismo bus que tú, contrario a lo que sucede cuando llegas diez, quince o veinte minutos pasado el cambio de hora.

De Tin  Marín … puerta del medio

Al hacer la cola para abordar a los buses podrás notar que cada estación de embarque tiene tres puertas. Si bien en “horas punta” todas tienen una larga cola de gente esperando entrar al bus, una buena opción de conseguir un mejor lugar en los buses es realizar la cola en la puerta del medio, ya que en la primera puerta es donde se concentra mayor cantidad de gente, entre ellas también las las personas que necesitan de los asientos preferenciales. Así mismo, la puerta del medio te da la opción de colocarte en los asientos que están al lado de la zona del “acordeón”, específicamente dando la espalda a esta zona. Así que puedes caminar hacia ellos y lograr sentarte, o sino, en su defecto, quedarte de pie en esa zona. No te aseguro que esté libre de gente, pero no estarás como los que se encuentran en la puerta del bus, ¡eso sí que es sufrimiento! 

Al fondo y en todos lados hay sitio

También, algo que algunas personas no saben muy bien son las paradas que hacen los buses y desde qué estaciones salen vacíos. Si te encuentras en una estación cercana al punto de partida de aquellos buses, podrás tomar cualquiera  que te lleve allí y hacer cola para poder ir en un bus que llega con asientos libres, y en caso no logres tomar asiento, al menos podrás ubicarte en un lugar estratégico para no  sufrir con quienes se quedan en la puerta o en las zonas más estrechas del bus.

Si no te quieres caer, agarrarte bien debes poder

Finalmente, algo que no solo es una dificultad en este tipo de transporte, sino también en otros buses de altura parecida, son las barras que tienen para sostenerse. En el caso del metropolitano existen pasamanos cuya altura es apropiada para el promedio de las personas, sin embargo, cuando el bus se llena los pasamanos se tornan escasos y es casi imposible poder sostenerse en uno de ellos. Así pues, la opción disponible que queda son las barras horizontales que se encuentran más arriba de los pasamanos y las barras verticales que se encuentran en pocos lugares del bus. Si eres una persona que con las justas  alcanza la altura de los pasamanos o quizá no llega a sostenerse en ellos, te aconsejo que hagas lo posible por ubicarte junto a las barras verticales, así evitarás perder el equilibrio en las curvas y una posible caída al no poder sostenerte.

 

Ahora que sabes estos cinco consejos para usar el Metropolitano, aprovecha este transporte al máximo y recuerda no correr ni colarte, no querrás ocasionar un accidente ni pasar la vergüenza del día.

Imagen de jperez

¿Y si dejamos de escuchar al resto un ratito?

Compartir en: