Música · 27 de Ago 2019

Naysha, la artista que dejó mudo al Nacional en la clausura de los Panamericanos

La joven cantante y compositora sueña con llevar la música peruana por el mundo.

Naysha, la artista que dejó mudo al Nacional en la clausura de los Panamericanos

Difusión / Canal IPe

La carrera de Naysha Montes tiene un antes y un después. Todo cambió para ella en el momento en que el músico Lucho Quequezana la propuso para ser una de las protagonistas de la clausura de los Juegos Panamericanos Lima 2019. Cuando la llamaron para avisarle que querían que formara parte del espectáculo, no lo podía creer. Pero, a pesar de la presión y de los nervios, tomó esa responsabilidad con mucha madurez.

 

“Fue inesperado, yo no tenía mapeado trabajar en un evento tan importante. Esa experiencia me ha dejado un sentimiento de agradecimiento muy grande. Fue algo bastante emotivo”, cuenta.

 

Pero a pesar de haber conseguido enmudecer a los miles de asistentes al Estadio Nacional por unos minutos con el sonido de su charango, ella se sigue sintiendo como esa niña pequeña que conoció la música de la mano de su papá en su natal Cañete. Ellos formaron juntos el dúo Inti & Killa cuando Naysha tenía solo 10 años. Por esa época aprendió a tocar diferentes instrumentos andinos como la zampoña y la quena. 

 

“Mi papá fue mi primer maestro. Él tiene una pasión muy intensa por la música, pero la ve como un pasatiempo. Yo la veo más como un forma de vida, con orden, con cuidado. Eso lo aprendí de mi mamá”, dice.

 

Todavía recuerda cuando les comunicó que lo suyo era estar sobre el escenario y que quería convertirlo en una carrera. Aunque tuvieron miedo al inicio, la apoyaron y lo siguen haciendo. 

 

“Ellos siempre me dicen que haga lo que sienta que quiero hacer y me recuerdan que siempre van a estar a mi lado en los buenos y malos momentos. Aunque son conscientes de lo difícil que es ejercer esta profesión en el Perú, nunca han perdido la fe en mí y en lo que puedo conseguir”, menciona.

 

Naysha, la artista que dejó mudo al Nacional en la clausura de los Panamericanos

Simplemente Naysha

 

La multiinstrumentista sacó su primer disco titulado “Contra Viento y Marea” a los 15 años. En el 2012 se mudó a Lima para estudiar música en una universidad local. Una vez aquí, con nuevas ideas y canciones propias comenzó con la producción de su segundo álbum, que fusiona ritmos tradicionales con sonidos electrónicos. 

 

“Ha sido un camino lleno de crecimiento. Puedo decir que he aprendido a conocerme a través de mi música. En este último disco titulado “Naysha” quise plasmar todas mis ideas, mostrar mi sello personal y fusionar música peruana con elementos del mundo”, cuenta.

 

Ella confiesa que le apasiona experimentar y por eso siempre está en busca de nuevos géneros. Algunas de sus más grandes inspiraciones locales van desde Alborada, Damaris, hasta Eva Ayllón y el Zambo Cavero, pero también es fanática del pop actual y del folclore latinoamericano. Un día puede escuchar a Los Shapis y al siguiente a Lady Gaga, sus gustos no discriminan.

 

“Desde siempre he trabajado con una visión que espero sobre todo los jóvenes puedan absorber, que es el hecho de no perder nunca la ilusión, nunca perder ese “anhelo de algo” sea pequeño, mediano o grande. Lo único que yo quería era que nuestra música se escuche, que la vean, que pueda continuar a través de las generaciones, las de ahora y las que vienen. Nunca se trató ni se tratará de mí, sino de llevar nuestro folclore tan bonito por el mundo, que lo escuchen afuera”, dice. 

 

Naysha dará un concierto para celebrar el aniversario de su segundo disco. La cita será en el auditorio del Icpna del Centro de Lima el sábado 31 de agosto a las 8:00 pm.

 

Su siguiente meta es hacer realidad una gira por diferentes ciudades de nuestro país y postular a festivales internacionales para lograr que nuestra música tenga el lugar que le corresponde. 

 

¿Aún no la escuchas? ¿Qué esperas? El arte es una buena forma de acercarnos a nuestras raíces. 

 

Etiquetas: 
Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: