Literatura · 09 de Dic 2020

Santiago Mena, el joven escritor de poemas y cuentos

Santiago ha publicado dos libros “Encogidos” y “Hoy me encontré”.

Santiago Mena, el joven escritor de poemas y cuentos

Difusión

“Para ser un buen escritor primero hay que ser un muy buen lector”, es lo que nos dice Santiago Mena, el autor de tan solo 17 años que ya ha publicado dos libros de cuentos y poemas. Él tiene en claro que su pasión es la literatura. Lo demuestra en sus textos y lo dice muy orgulloso en entrevistas o cada vez que habla en público. Hace un año terminó el colegio y ahora se prepara para ingresar a la universidad. Su deseo es estudiar ciencias políticas porque espera aportar algo más al mundo y generar un cambio. 

 

Santiago es el mayor de los hermanos de la familia Mena López. Cuando era pequeño se entretenía viendo televisión o jugando con sus amigos, pero buscaba algo más en qué entretenerse. Algo que realmente le llamará la atención. Es así como un día en una feria del libro de su colegio, cuando estaba en tercer grado, vio en un stand la obra “Las aventuras del capitán calzoncillos” del escritor estadounidense Dav Pilkey. El título lo impactó y le pidió a su mamá que se lo comprara. Con esa lectura empezó su travesía en la literatura. 

 

“Ese libro me impresionó tanto que lo leí en una hora. Las ilustraciones me encantaron y el contenido me hizo reír. Me identifiqué un montón con el texto porque sentí que me hablaba a mí como niño. Es una carta de amor a lo que es ser un infante y sentí que estaba hecho para mí. Así fue mi puerta de entrada a la literatura. Esta obra me llevó a leer más y más. Desde novelas infantiles, juveniles, clásicos y hasta libros de psicología. Leyendo encontré mi verdadero entretenimiento”, comenta emocionado Santiago a Canal IPe.

 

Aventura literaria

Después de devorar tantas publicaciones y haber aprendido de autores, temas y estilos, ‘Santi’ como le dicen de cariño, se sintió inspirado y también quiso escribir algo propio. A los ocho años empezó a hacer cómics de superhéroes. Él mismo dibujó a los personajes y escribió la historieta. Sus padres al ver su talento lo apoyaron desde el primer momento y lo llevaron a Indecopi para que pueda registrar a los protagonistas de su historia, pero en la institución le dijeron que iba a ser muy complicado. Sin embargo, la señorita que lo atendió le sugirió que mejor escribiera un cuento y él dijo “¿por qué no?”.

 

“A los 11 años empecé con la aventura del primer libro. Cuando estaba aburrido en el colegio siempre tuve la fantasía de ver gente pequeña corriendo por el salón de clase, así que comencé a desarrollar esa idea en la historia. No fue nada espectacular lo que salió, pero a mí me gustó. Además, mis padres me guiaron mucho en el proceso. Creo que cuando escribes necesitas a esas personas que lo ven desde afuera para que te digan si se entiende o no lo que estás transmitiendo con tus palabras”, detalla.

 

Una vez terminada la obra, a la que llamó “Encogidos”, el siguiente paso era la publicación. Junto a sus padres buscaron varias editoriales, pero la respuesta fue la misma: “No podemos por ahora”. Lejos de quedarse con los brazos cruzados, la familia decidió publicar el libro por sus propios medios. La promoción también corrió por cuenta de ellos y gracias a su constancia, Santiago logró presentarse en la Feria del Libro de Lima. En esa oportunidad, habló frente a cientos de personas y una gran cantidad se quedó fuera de la sala. Además, recuerda que pudo vender y firmar su obra, como lo hacían otros autores que él admira. 

Literatura Peruana
Santiago junto a sus padres en la Feria del Libro de Lima.

Nuevos rumbos

Su amor por la escritura también lo llevó a participar en concursos literarios organizados por su colegio, donde ganó varias veces. Conforme iba creciendo empezó a escribir más cuentos, pero también poesía. “En cuarto de secundaria sentí que tenía algo muy interesante para decir. Mis cuentos se convirtieron en una manera de compartir mis puntos de vista y mi forma de ver el mundo. Por su parte, los poemas, expresaban y exteriorizaban lo que sentía en ese momento. Así que decidí juntar todo lo que había escrito, los edité y pulí para publicarlos en mi segundo lanzamiento Hoy me encontré. Nuevamente sin el apoyo de una editorial”, expresa. 

 

Innegablemente es uno de los escritores más jóvenes del Perú. Además, recientemente ha sido nombrado el primer Joven Embajador para la Propiedad Intelectual ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), según confirmó Indecopi. Con este reconocimiento, ayudará a promover la educación sobre derechos y propiedad a otros jóvenes autores en América Latina y el Caribe. A pesar de los títulos que le han otorgado, de los cuáles se siente muy agradecido, él señala que es un chico con una vida normal y no ha dejado de ser quien es. 

 

Si bien su gran pasión es la literatura y le encanta hablar en público por la gran facilidad de palabra que tiene, disfruta sus días viendo videos en YouTube, haciendo ejercicios, leyendo o jugando videojuegos. Se divierte escuchando música, sobre todo si es su grupo favorito: El cuarteto nos. Los autores que admira son indudablemente Dav Pilkey, Julio Ramón Ribeyro, César Vallejo, Alfredo Bryce Echenique, entre otros escritores extranjeros. Este risueño adolescente también se entretiene haciendo manualidades, pero nunca deja de escribir. En las paredes de su cuarto tiene pegado una infinidad de post-its con las ideas que se le vienen a la cabeza para plasmar en su próximo libro.

 

Confiesa que se tomará un poco de tiempo para volver a publicar, pero no será mucho. Aprovecha en enviarles a otros chicos de su edad el mensaje de que crean en ellos mismos y confíen en su talento. “Siempre hay que buscar personas que estén dispuestas a ayudarnos y apuesten por nosotros para seguir adelante. Por suerte, tuve el apoyo de mi familia, amigos y profesores. Si sientes que eres bueno escribiendo, bailando, pintando o en la música hazlo. A veces la sociedad no valora el arte porque no lo ven como un trabajo tradicional. No te desanimes. Quizás no te vaya a salir bien a la primera, pero se trata de seguir mejorando. Explota todo tu potencial y cree que lo que estás haciendo vale la pena”, enfatiza el autor.

 

Santiago la tiene clara y sabe a dónde va. Es consciente de que la constancia y la disciplina lo han llevado hasta donde está y va por más. Asegura que vienen muchas novedades en su carrera literaria y está entusiasmado con los nuevos retos que le depara la universidad. Mientras tanto, disfruta de sus días viajando a través de los libros. 

 

Si quieres saber más del autor y sus próximas publicaciones aquí te dejamos su página de Facebook

 

Imagen de vmeneses

Por ahora no tengo una frase

Compartir en: