Literatura · 11 de Abr 2019

Descubre el mundo fantástico de Andrea Todde, la escritora más joven del Perú

Andrea escribió sus primeros cuentos a los ocho años y desde entonces no ha parado de crear.

Andrea Todde / Canal IPe

Ella nunca pensó que una tarea escolar la llevaría a convertirse en escritora. Todo comenzó cuando en su clase de Comunicación de primaria le pidieron escribir un cuento. En ese momento descubrió una pasión que no sabía que tenía y nunca más la dejó.

 

No había día en que el lápiz de Andrea no tocara un papel, pero nunca lo tomó como algo profesional, sino como un simple pasatiempo. Cuando tenía trece años su vida cambió por completo. Su papá encontró un manuscrito que llevaba un tiempo guardado en su cajón. Ella se aterró de saber que alguien mayor juzgaría su arte, algo que consideraba muy personal. Para su sorpresa, él quedó sorprendido con su talento y le recomendó enviarlo a alguna editorial. Ella solo era una niña, pero ya tenía esa personalidad decidida que todavía la acompaña. “Nunca dudé en enviar mis cuentos. Decidí atreverme porque no tenía nada que perder. Lo peor que podía pasar era que me dijeran que no”, comenta. Y le dijeron que sí. Ese fue el inicio de una aventura que todavía no llega ni a la mitad.

 

Luego vinieron dos novelas más ‘Yo sé quién es tu padre’ y ‘Encerrados’ y una tercera en inglés, que todavía está en proceso creativo. También ha escrito artículos para periódicos y tiene un blog en internet.

 

Este gusto por las letras se desarrolló gracias a su mamá, que la acercó a la lectura desde muy pequeña. “Ella me leía cuentos antes de dormir, me hacía leer a mí y luego se inventaba historias. También tenía un sistema de premios, para felicitarme por algún logro, me compraba un libro”, cuenta.

 

De todos los títulos que pasaron por sus ojos, el que disparó su creatividad fue la saga de Harry Potter, que la motivó a inventarse su propio universo mágico. Pero con el paso de los años su estilo ha ido cambiando. De la fantasía pasó al misterio y poco a poco se fue volviendo más “real”, ahora escribe en primera persona sobre experiencias que ha vivido o que le han contado.

 

Por todo lo que ha logrado a su corta edad es considerada un “modelo a seguir” por muchos niños y padres, pero ella ya se quitó la presión que le ha dado la etiqueta hace algún tiempo. “Al inicio me preocupaba lo que piensen los demás porque no quería ser una mala influencia, pero luego me di cuenta de que no tenía nada que esconder y que no quería fingir ser alguien más para agradarle a todos. Ya dejé ir un poco la tensión que me daba intentar hacer todo bien. Quiero que los que me admiren se den cuenta de que también me equivoco y que no soy perfecta, porque eso es imposible”, menciona.

 

“Yo no creo haber madurado por mis libros, he madurado con mis libros”.

 

Aunque algunos creen que está quemando etapas por hacer “cosas de adultos”, ella lo ve desde una perspectiva diferente. “Yo no creo haber madurado por mis libros, he madurado con mis libros. Escribir no me ha impedido hacer nada porque es una actividad muy flexible. Si en algún momento tengo algún compromiso como el cumpleaños de una amiga o una reunión familiar, voy. Puedo escribir al día siguiente y no pasa nada”, dice.

 

A los 17 años, Andrea tiene las cosas muy claras, escribir es su pasión real y no quiere que se convierta en una labor. Por eso, al contrario de lo que todos piensan que hará en el futuro, ella ha decidido que no vivirá de la escritura. No quiere sentir que si no escribe no va a poder pagar el alquiler de su departamento. Se niega a que se convierta en un estrés, porque es una de las cosas que más disfruta y no quiere perder eso. Su plan es trabajar en algo que le de estabilidad mientras sigue desarrollándose como escritora sin presiones. Quiere enfocarse en terminar su último libro, luego cumplir su meta de hacer una saga, también quiere estudiar literatura. Esos son sus planes, pero todo podría cambiar mañana y no le da miedo que así sea.

 

¿Qué le diría a los niños que piensan que leer no les servirá para nada? “Que no la vean como un castigo, quizás no ha llegado a ellos el libro correcto, pero eso no significa que todos sean aburridos o extraños. Lo mejor que puedes hacer si todavía no tienes el hábito de la lectura, es agarrar una película que te gustó que está basada en un libro y leer ese libro. Ya sabes que la historia te gusta. Solo vas a aprender más detalles porque claro, el libro siempre es más extenso. El problema es que en los colegios muchas veces te obligan a leer libros que no son para tu edad. Me acuerdo que en primaria nos hicieron leer ‘Platero y yo’ y nadie entendió nada. Lo mismo pasó con ‘El caballero Carmelo’ y ‘La ciudad y los perros’ , son buenas historias, pero un niño de once años no tiene cómo conectarse con los personajes. ¿Por qué te va a gustar si no tiene nada que ver contigo?”, reflexiona. ¿Y a los padres? “Que se den cuenta de que son nuestro ejemplo, nuestros héroes. Muchas veces ellos se quejan de que sus hijos no leen, pero se la pasan viendo televisión. Mi mamá no es una gran lectora, pero al menos lee el periódico y algunas novelas de misterio”, dice.

 

La joven escritora se toma muy enserio su trabajo como activista por la lectura. No deja de visitar colegios, universidades y ferias con la esperanza de llegar a más personas para que comiencen a leer o lean más. Ella sueña con que todos encuentren en la lectura un espacio para divertirse, crecer, empoderarse y convertirse en mejores ciudadanos y lo está logrando, un libro a la vez.

 

Si quieres conocer más sobre su trabajo y enterarte de los eventos en los que participará, puedes visitar su fanpage haciendo click aquí.

Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en:

Mantente al día con el Newsletter de Canal IPe

Canal IPe ® Todos los Derechos Reservados 2017

Síguenos en:

® Todos los Derechos Reservados 2016