Identidad · 09 de Nov 2020

Los Niños del Arco Iris: Un sueño cumplido en el Valle Sagrado

Fundación, que ayuda a pequeños en situación vulnerable, inicia campaña “Súmate a mi historia” para recaudar fondos.

Difusión.

 

Hace más de 19 años la holandesa Helena Van Engelen llegó hasta Urubamba, en Cusco buscando una misión en su vida. La belleza del Valle Sagrado la atrapó y encontró en sus paisajes la paz que tanto buscaba a miles de kilómetros de su país. Sin embargo, esa tranquilidad contrastaba con la situación de vulnerabilidad en la que vivían las familias alrededor.

 

Conmovida y preocupada por las circunstancias en la que, sobre todo, los niños de bajos recursos crecían en la comunidad, no lo pensó más y desde entonces hizo todo lo que estuviera a sus manos para darles un futuro mejor. Así creó la fundación Niños del Arco Iris.

Fundación Niños del Arco Iris
Helena Van Engelen y los niños de la fundación (Difusión).

 

Lo que comenzó como un pequeño proyecto con solo 18 niños al cuidado de Helena, con el tiempo se convirtió en una organización sólida que en la actualidad brinda una educación muy completa y con una metodología integral para 193 alumnos entre inicial y primaria. Es decir, dirigido al público infantil de 3 a 13 años. Asimismo, ofrecen campañas de salud para los más pequeños y sus familias.

 

“Como fundación nos preocupamos por la educación, salud y nutrición de los estudiantes porque creemos que potenciando esos índices los niños tendrán una mejor manera de enfrentar el futuro”, explica a Canal IPe Susy Caballero, gerenta de la fundación.

 

Estudiando entre la naturaleza

En el colegio Niños del Arco Iris, que funciona desde el 2012, los alumnos reciben clases de computación, matemáticas, lenguaje, artes, ciencias, inglés y quechua. Los cursos son dictados por profesores o especialistas que vienen de Lima, Piura, Arequipa, entre otros departamentos del Perú. Para formar parte del equipo, cada año se abre una convocatoria en la que además de evaluar conocimientos, sobre todo se evalúa la capacidad de apertura a nuevos emprendimientos. 

 

Además, con el fin de combatir los altos índices de anemia, desnutrición y riesgo de obesidad que muchos niños padecen, la fundación también se encarga de abastecerles los alimentos según sus necesidades. Gracias a este programa, han logrado reducir notablemente la cifra de estos trastornos alimenticios en el sector infantil.

Niños en Cusco
Estudiante del colegio Niños del Arco Iris (Difusión).

 

“Si bien por la pandemia ya no podemos darles clases presenciales ni proporcionales los refrigerios a la hora del desayuno y almuerzo. Ahora todo eso lo llevamos a casa. Para estudiar, les enviamos los materiales y los libros. Y para que continúen teniendo una dieta balanceada les damos recetas nutricionales y canastas mensuales que contienen frutas, verduras y abarrotes para los niños ya que casi el 80% de padres de familia han perdido sus trabajos por la crisis sanitaria”, detalla Caballero.

 

Lamentablemente, la difícil situación que enfrenta el país por la COVID-19 también puso en riesgo los proyectos de la fundación y ahora necesitan de nuestro apoyo. Por eso, han iniciado la campaña “Súmate a mi historia”, que tiene como fin recaudar fondos para seguir brindando educación de calidad y un programa integral de salud y nutrición para los niños y familias que viven en la comunidad.

 

“Invito a las personas a sumarse a esta causa. Sabemos que la situación es difícil para todos, pero siempre podemos apoyar con un granito de arena”, comenta.

 

A pesar de la dura realidad provocada por el coronavirus, Fundación Niños del Arco Iris no ha dejado de llevar ayuda a quienes más lo necesitan. Continúan con las campañas de salud bimensuales para los niños y sus padres. Estos incluyen diagnósticos nutricionales y tratamiento dental. 

Fundación Niños del Urubamba
Difusión.

 

A través de una psicóloga, llegan hasta las casas para brindar apoyo en temas de salud mental y les  brindan consejos para mejorar su calidad de vida. Desde el tópico de la fundación, una enfermera da asesoría virtual, y si la persona necesita ser derivada a un hospital, gestionan el trámite con el Ministerio de Salud.

 

La organización también cuenta con una escuela dirigida a los padres para que además de aprender, puedan ayudar a sus hijos con las tareas. Según enfatiza Susy Caballero, estudiar es un trabajo en conjunto para quienes tienen voluntad de progreso”.

 

A pesar de las adversidades, los pequeños que integran Los Niños del Arco Iris nos dan una lección de perseverancia, lucha y ganas de salir adelante. Su fundadora, Helena Van Engelen nos deja el mensaje de siempre perseguir los sueños y la voluntad de ayudar a los demás. Para colaborar con la fundación puedes entrar a este enlace. Además, entérate de las actividades que realizan y otras formas de apoyar en su página de Facebook. ¡Súmate a la historia de estos niños desde cualquier parte del país o del mundo!

Etiquetas: 
Imagen de vmeneses

Por ahora no tengo una frase

Compartir en: