Identidad · 20 de Dic 2020

La Dama del Sauce, la joven hilandera que vivió hace 600 años

Sus restos fueron encontrados en una tumba en el distrito de San Juan de Lurigancho. Recientemente, su rostro fue recreado gracias a la tecnología 3D.

Perú Folklórico

Hace 600 años, durante el imperio incaico, una mujer de aproximadamente 20 años fue enterrada en el distrito que hoy conocemos como San Juan de Lurigancho. Sus restos fueron encontrados en el 2018 por unos trabajadores que instalaban tuberías de gas en un descampado. Desde entonces el hallazgo maravilló a los arqueólogos peruanos y la llamaron “Wayaw” o “La Dama del Sauce”, como se le conoce popularmente. 

 

Precisamente, hace unas semanas, gracias a la tecnología 3D, fue reconstruido el rostro y el aspecto físico de la joven. Y según la imagen digital, entre sus principales características encontraron que tenía nariz aguileña, cara alargada y labios gruesos. 

 

Pero eso no es todo, las investigaciones realizadas también revelaron que fue una muchacha que medía un metro y 48 centímetros, una estatura alta para la época. Otro dato que ha llamado mucho la atención es que, por sus desgastados huesos de los hombros y cadera, “Wayaw” se habría dedicado a ser hilandera por aquellos años con técnicas que perduran hasta hoy.

 

Los estudios también mostraron que su cráneo tenía una deformación. Un rasgo muy típico de ciertos pueblos del Antiguo Perú pues los antepasados solían colocar tablillas, paños y sogas en la cabeza de los niños como rasgo de identidad.

 

Conectando con el pasado

Aunque aún faltan por revelar muchos misterios sobre La Dama del Sauce, lo que se puede concluir es que ella era como muchas mujeres actuales: luchadoras y que trabajan en tejidos o en la industria textil. No era de élite, solo una ciudadana más que vivió en el imperio incaico y que murió de muerte natural.

La Dama del Sauce
Rumbos del Perú

Sin embargo, por lo que se encontró en su tumba se podría decir que en vida fue una persona de prestigio. A un metro de profundidad, junto a su cuerpo en posición fetal que estaba envuelto en textiles, también se hallaron ollas de cerámicas, cuencos de calabaza, una vasija fragmentada con la representación de un loro, prendedores de plata y un brazalete de Spondylus.

 

Si no lo sabías, hace 600 años, El Sauce fue un centro poblado que se dedicaba a la agricultura, a la orfebrería y pastoreo. En tiempos prehispánicos, lo que ahora es San Juan de Lurigancho era gobernado por el Curaca o Señor de Ichma, con centro en Pachacámac. El imperio se extendía desde el río Rímac, que cruza el centro de Lima, al valle del río Lurín, al sur de la capital.

 

El descubrimiento de La Dama del Sauce nos reconecta con el pasado y su valioso legado. A pesar de los secretos que aún guarda, ya sabemos que no hay nada que la tecnología y los arqueólogos no sean capaz de revelar.

Imagen de vmeneses

Por ahora no tengo una frase

Compartir en: