Ecología · 12 de Jun 2019

Las lágrimas de sirena amenazan nuestros océanos

Las lágrimas de sirena son casi imperceptibles a la vista, sin embargo son unos de los mayores contaminantes del océano.

Lágrimas de sirena: Un contaminante invisible

Freepik / Canal IPe

Todos somos conscientes del terrible daño que causa el plástico en nuestro medio ambiente, en especial cuando termina en el mar. Sin embargo, existe algo incluso más contaminante que los objetos de plástico: las lágrimas de sirena.

¿Qué son las lágrimas de sirena?

Puede sonar como algo inofensivo, pero es todo lo contrario a esto. Las lágrimas de sirena son la materia prima para la fabricación del plástico, las cuales son obtenidas en su mayoría en refinerías de petróleo.

 

 

Se trata de esferas, similares a las lentejas, de unos 2 o 3 milímetros de diámetro. Estas, al ser fundidas, pueden  adquirir la forma que se les dé. Sin embargo, muchas de estas esferas no llegarán a su forma final y terminarán en nuestros océanos.

 

Esto sucede principalmente debido al mal manejo que se tiene en su transporte. Al ser tan pequeños, se vuelven tan escurridizos que suelten terminar en donde no deberían si no se procesan con el cuidado respectivo. Suelen terminar en los desagües cuando se limpian sus contenedores y son tan pequeños, que no son filtrados en las tuberías.

 

En cuanto a su transporte, suele ser terrestre, por lo que es muy común que estas bolitas se caigan en el camino,terminando así en exteriores y empujados por el viento o las lluvias hacia los ríos o el mar. Para agravar esta situación, la densidad de estas esferas es muy poca, lo cual hace que floten, haciendo que se deslicen más rápidamente por el agua.

 

Ya en al agua, su forma redondeada y pequeño tamaño, además de su gran colorido, hace que estas lágrimas de sirena parezcan alimento, lo cual hace que muchas criaturas marinas terminen ingiriéndolas. Una vez dentro de ellos, pueden ser peligrosas de dos formas diferentes.

 

Por un lado, las propias sustancias con las que están hechas las lágrimas resultan tóxicas para los organismos de los seres que las consumen. Por otro lado, la porosidad de su superficie, la convierte en esponjas de otro tipo de materiales altamente contaminantes. Por ejemplo, se ha encontrado la presencia E.coli, bacteria relacionada con infecciones.

 

Esto hace que incluso sea peligroso para las personas recogerlas con las manos, se recomienda evitar cualquier tipo de contacto directo o recoger las esferas usando guantes como protección.

 

Por el momento no se tiene mucho conocimiento acerca de este microcontaminante, sin embargo, poco a poco se están realizando estudios para colocar a estas pequeñas esferas en el foco del debate medioambiental.

Imagen de aromero

Trabajo para mantener a mis gatos.

Compartir en:

Mantente al día con el Newsletter de Canal IPe

Canal IPe ® Todos los Derechos Reservados 2017

Síguenos en:

® Todos los Derechos Reservados 2016