¡Conoce las islas de calor urbanas! | canalipe.tv

Ecología · 27 de Oct 2021

¡Conoce las islas de calor urbanas!

Te contamos sobre este fenómeno, qué son y qué consecuencias traen a nuestro día a día.

Freepik / Canal IPe

 

¿Alguna vez has pasado de un espacio abierto, como un parque, a una zona con edificios y de repente has sentido un calor intenso? Pues lo que pasó fue que entraste a una isla de calor urbana.

 

¿Qué son las islas de calor urbanas?

 

Si este concepto es nuevo para ti, no te preocupes, te lo explicamos en este artículo. Las islas de calor urbanas son productos de la acumulación de estructuras, como edificios, pistas o veredas que absorben el calor del sol y luego lo devuelven poco a poco provocando una alza en la temperatura. 

 

A diferencia de otros espacios, como parques o campos, este tipo de lugares presentan una temperatura más alta que sus alrededores. 

 

¿Qué las provoca? 

 

Algunos de los factores que intervienen en este efecto son el material de las construcciones, normalmente de cemento, material que absorbe el calor. Otro factor es el color de las edificaciones —el cual suele ser oscuro— por lo que absorbe la luz y por ende el calor, en lugar de reflejarlo como lo hacen los colores claros. 

 

Además, cuando hay muchos edificios juntos y poca vegetación no se favorece la circulación de corrientes de aire y esto empeora la sensación de calor. Así es, la falta de vegetación también juega un papel crucial debido a su capacidad para transpirar vapor —lo cual refrescaría el ambiente en zonas urbanas—.

 

Y por último, otro factor que contribuye al incremento de la temperatura es la presencia de autos, autobuses o industrias en estas mismas zonas. Asimismo, los artefactos electrónicos dentro de las edificaciones que debido a su consumo energético generan calor.

 

¿Cómo nos afectan? 

 

Además de la evidente incomodidad por el calor, la mayor temperatura en las ciudades contribuye al grave calentamiento global y puede afectar seriamente la salud de sus residentes. 

 

El calor liberado gradualmente por los edificios ocasiona que el aire se estanque, lo que contribuye a una cobertura de nubes hasta 10% mayor y facilita la presencia de contaminantes, como el CO2, que dañan nuestro bienestar.

 

Además de contaminantes, también se quedan atrapados a bajas alturas alergénicos, como el polen, que pueden provocar alergias o reacciones asmáticas. 

 

¿Qué podemos hacer?

 

Como residentes urbanos nuestra mejor herramienta para combatir este problema es nuestra voz y capacidad de organización ciudadana. Lo primero es averiguar qué está haciendo nuestro municipio para hacer frente a este problema.

 

A raíz de esta información podemos organizarnos para exigir más árboles, áreas verdes, zonas de sombra (por ej. en paraderos y mercados), etc. Además de pedir que edificios municipales, pistas y veredas tengan en consideración el uso de materiales y colores que no agraven este problema.
 

¡Juntos podemos lograr el cambio!

Notas en tendencia

mundo matematico
Imagen de lcabezudo
Laura Cabezudo

Redactora digital Canal IPe

lbcf1989@gmail.com

Más que palabras

Compartir en: