Cine y Teatro · 31 de Ene 2020

Clínica de los sueños, un espacio en El Agustino donde los chicos se convierten en cineastas

Este proyecto apuesta por estimular la imaginación de niños y niñas y transformar su realidad usando el lenguaje audiovisual.

Clínica de los sueños, un espacio en El Agustino donde los chicos se convierten en cineastas

Difusión / Canal IPe

Todos los niños y niñas tienen derecho a disfrutar de los espacios públicos, jugar, hacer amigos y soñar. Lamentablemente, muchos no logran hacer nada de esto. 

 

Buscando transformar la realidad de los chicos del barrio La Pampita en El Agustino y alejarlos de la violencia, un grupo de comunicadores creó el proyecto ‘Clínica de los sueños’

 

Esta iniciativa propone usar herramientas del cine comunitario y educación popular como medio de transformación social.

 

“Partimos de la mirada de niños y niñas para crear las historias, reflexionar en conjunto y plantear soluciones a las problemáticas del entorno. Así han nacido cortometrajes que hablan de temas como la identidad, desigualdad y la constancia”, menciona Patricia Chuquiano, una de las encargadas de ayudar a los chicos a cumplir sus sueños.

 

Clínica de los sueños, un espacio en El Agustino donde niños y niñas se convierten en cineastas

 

El equipo ha transformado a este grupo de 20 niños en realizadores de cine. Ahora ellos tienen el poder de crear sus propias historias, tomar las cámaras y aparecer en ellas. 

 

Con estas prácticas no solo han fortalecido su autoestima al darse cuenta que sus habilidades son valoradas, también desarrollaron su conciencia crítica.

Historias chiquitas

Del proyecto han salido trabajos importantes como Rompegol. Este corto de 20 minutos, que está ambientado en la época de carnavales, cuenta la historia de un abuelo y sus dos nietos. 

 

El primero está emocionado porque está dejando todo listo para celebrar la fiesta barrial del rompeolla. Una tradición donde primero se baila y luego se rompe una olla colgada en lo alto que lleva dentro caramelos y juguetes. 

 

El problema está en que su nieta siente vergüenza del evento y se niega a participar, mientras que su otro nieto tiene un partido de fútbol importante ese día. 

 

Clínica de los sueños, un espacio en El Agustino donde niños y niñas se convierten en cineastas

 

Como dice Patricia, ellos le ponen corazón a todas sus acciones. Gracias a eso, el 2019 recibieron un reconocimiento en la categoría de comunicación social del Premio Nacional de Juventud organizado por Senaju (Secretaría Nacional de la Juventud del MINEDU).

 

“Queremos demostrar que El Agustino no solo es delincuencia, es cultura, es fiesta, identidad, esperanza y sueños”, reflexiona.

 

Si quieres seguir las aventuras de este equipo puedes darle me gusta a su página de Facebook. ¡Nunca se es demasiado joven para comenzar a inspirar a tu comunidad!

Imagen de cdiaz

 De ningún lado del todo y de todos lados un poco

Compartir en: