Josefina Jiménez. Créditos de la foto: Canal IPe

Josefina Jiménez: La historia está en nuestras manos

Josefina Jiménez es historiadora y educadora. Hace algunos años, inició con dos de sus amigos el proyecto Pequeños lectores y fuimos a buscarla para que nos cuente un poco sobre su trabajo.

 

¿De qué se trata Pequeños lectores?

 

Pequeños lectores es un club de lectura temático para niños y niñas de 7 a 12 años en el que investigamos, leemos y aprendemos sobre historia. Al principio, en el 2013, nos instalamos en el Museo Metropolitano de Lima y trabajamos en base a las muestras temporales que se realizaban. Recuerdo que una vez elegimos como tema la historia de Lima desde el período prehispánico hasta el republicano. Fue muy interesante y divertido pero tuvimos que adaptar ensayos y crónicas a un lenguaje con el que los niños puedan trabajar. A inicios del 2015, dejamos el espacio del Museo pero continuamos. Tuvimos el apoyo de librerías y vecinos amigos que nos dieron un espacio para trabajar en el centro de la ciudad, así que provechamos para leer la historia de las calles, de las plazas y también para salir de expedición. Luego hemos ido adaptándonos y moviéndonos pero siempre enfocados en la historia. Participamos haciendo talleres en la toma del by-pass, en librerías, barrios y colegios.

 

Lima prehispánica en la huaca San Miguel. Créditos de la foto: Facebook
Lima prehispánica en la huaca San Miguel. Créditos de la foto: Facebook

Visitando edificios de Lima. Créditos de la foto: Facebook
Visitando edificios de Lima. Créditos de la foto: Facebook

 

¿Cómo es una biblioteca para niños sin miedo?

 

La biblioteca para niños sin miedo es una idea de mi pequeña, en ese momento ella tenía 4 años. Un día me dijo que tenía libros suficientes para hacer una biblioteca en casa y que le gustaría tener “amigos lectores sin miedo”. Hicimos un video y un cartel para promocionarla pero como nadie venía y eso la entristecía, construí un pequeño módulo de madera que comenzamos a llevar al parque. Sobre la selección de libros que llevamos sí participé directamente escogiendo títulos para los “niños sin miedo”: libros sobre diversidad sexual, interculturalidad, bullying, violencia doméstica, sociedad de consumo, derechos humanos y ciudadanía, política, igualdad de género, entre otros. Se armó un grupo bonito en el parque y luego la he ido llevando por otros lugares de la ciudad.

 

Biblioteca. Créditos de la foto: Facebook
Biblioteca. Créditos de la foto: Facebook

 

¿Cuál es el objetivo de tus proyectos?

 

Me parece que la idea de fondo es poner sobre el tapete temas que no se conversan con los niños y niñas, ni en el colegio ni en la casa. En muchas ocasiones me he encontrado con personas - incluso vinculadas a la educación - que me dicen “ese tema no se puede trabajar con niños” y eso, para mí, resulta ser un incentivo adicional para diseñar una estrategia que realmente funcione. Porque de eso se trata, de cómo decimos y explicamos las cosas. Para lograr un aprendizaje significativo debemos fomentar la construcción de conocimiento de forma colectiva ya sea en el aula, en la biblioteca, en el museo o en la calle. Cualquier contexto puede ser educativo y creo que los docentes debemos aprovechar ese potencial analizando diferentes entornos, tomando los temas que nos parezcan relevantes para el grupo con el que vamos a trabajar y emplear nuestra creatividad para diseñar actividades que lo aborden.

 

Lectura. Créditos de la foto: Facebook
Lectura. Créditos de la foto: Facebook

 

¿Cómo funciona un club de lectura?

 

Básicamente es un grupo de personas que se reúnen a leer sobre algún tema en específico. Hay clubes temáticos, en diferentes idiomas, también algunos con el fin de incluir a sectores sociales segregados, etc. Y están dirigidos a todos los públicos. Lo que nosotros proponemos desde nuestro club es leer sobre historia, esto no excluye ningún género literario porque podemos trabajar con cuento y poesía, pero lo que más hacemos son adaptaciones de lecturas que nosotros mismos escogemos, re- escribimos, imprimimos y fotocopiamos, eso hace que nuestro club no requiera de mucho presupuesto. Siempre leemos en grupo y nos vamos turnando para leer en voz alta. También hacemos actividades para que los niños y niñas creen su propio contenido a partir del tema, a veces escriben, otras dibujan, pintan, nos vamos de excursión y recreamos hechos y situaciones de la historia de nuestro país. 

 

Tradiciones de Octubre. Créditos de la foto: Facebook
Tradiciones de Octubre. Créditos de la foto: Facebook

Acta de independencia. Créditos de la foto: Facebook
Acta de independencia. Créditos de la foto: Facebook

 

¿Con qué criterio escoges el tema de cada edición del club?

 

Siempre va a depender del lugar en que nos ubiquemos. Cuando estuvimos en el Museo Metropolitano fue sobre la historia de Lima, cuando estuvimos en la librería Arcadia Mediática del centro hablamos sobre la arquitectura e historia de las calles de los alrededores, cuando estuvimos en la toma del by pass hablamos sobre cómo las políticas públicas inciden en nuestra calidad de vida, en la librería del Fondo de Cultura Económica hablamos de autores que ellos editan, como Galeano por ejemplo, y así. Ahora que estemos en el Lugar de la memoria – LUM, hablaremos de ciudadanía y derechos humanos.

 

¿Qué debemos entender por “memoria histórica local” y por qué es importante para los niños?

 

Cuando hablamos de memoria, hablamos de nuestra capacidad para reproducir en el presente alguna representación de nuestro pasado pero con una carga afectiva personal, por eso no todos recordamos por igual un mismo hecho.  En ese sentido, pienso que hablar de memoria histórica local es reconstruir la historia de determinado lugar en base a los testimonios de quienes ahí viven. Lo interesante de hablar esto con chicos y chicas en edad escolar es que genera un diálogo intergeneracional dentro de la comunidad, porque deben preguntarle a sus padres, madres, abuelos, abuelas, vecinos o parientes sobre cómo recuerdan el lugar en el que viven o qué saben de él. Cuando he trabajado dinámicas relacionadas a este tema en colegios, comenzamos por cuestionarnos lo que nos cuenta la historia “de los libros”, la oficial, para luego preguntarnos si nosotros podemos o no ser parte de ella. Luego, tras trabajar diversas dinámicas que apuntan a reconstruir o dar nuestra versión de la historia local, los participantes llegan a la conclusión de que ellos hacen historia a diario. Esto no solo los empodera sino que también los llena de ilusión al pensar que tienen una misión importante y creo que ese debe ser uno de los objetivos de todo programa educativo - sea  en educación formal o no - pensar que somos capaces de mejorar nuestro entorno y saber que la historia está en nuestras manos. 

 

Historia de San Juan de Lurigancho. Créditos de la foto: Facebook
Historia de San Juan de Lurigancho. Créditos de la foto: Facebook

 

Anímate a descubrir con tus hijos otras formas de leer nuestra historia. Si quieres saber más sobre sobre el proyecto o comunicarte con Josefina, visita su página de Facebook Pequeños Lectores. La siguiente edición del club será en setiembre en el Lugar de la Memoria, Tolerancia e Inclusión Social (LUM) y es completamente gratuito.